Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Científicos españoles trabajan en redes inalámbricas de sensores para medir la eficiencia energética de edificios

Un equipo de investigación de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Telecomunicación de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) trabaja en el desarrollo de unos sensores inalámbricos que permitan evaluar y optimizar el comportamiento energético de un edificio.
"Hasta ahora las mediciones se hacían con simulaciones, por lo que no era un estudio real con medidas reales", ha explicado Julio Ramiro, investigador del área de Teoría de la Señal y Comunicaciones de la URJC, quien añade que este equipo está diseñando los elementos que van a medir de manera no intrusiva y precisa datos de temperatura, presión o humedad".
A través del proyecto Omega-CM --de la Convocatoria de Programas de I+D en Tecnologías (2013) de la Comunidad de Madrid, con financiación de los fondos estructurales de la Unión Europea-- desarrollado junto con el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), los investigadores de la URJC están diseñando y programando dispositivos smart motes, que consisten en una red inalámbrica de 'motas' que implementan sensores de todo tipo.
"El dispositivo tiene dos partes: un módulo de comunicaciones que utiliza zigbee o protocolo de comunicaciones de corto alcance para el envío de poca información, y otro módulo de monitorizado con multitud de sensores. Un número elevado de estas motas conforma lo que se denomina como red inalámbrica de sensores o redes WSN (Wireless Sensor Network)", ha explicado Ramiro.
Además, este proyecto pretende probar qué efecto tienen algunos elementos, como las ventanas inteligentes (electrocrómicas), y si su aplicación puede ayudar a la optimización de los recursos del edificio.
Aunque por el momento los investigadores de la URJC se encuentran en la fase de programación de los dispositivos en el laboratorio, el siguiente paso será instalarlos y probarlos en edificios ya monitorizados mediante cableado para comprobar su eficacia.