Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Científicos reconstruyen un hábitat humano de hace 1,8 millones de años

Científicos han reconstruido un hábitat humano temprano, por primera vez, y han constatado que la vida cotidiana no era nada fácil hace 1,8 millones de años.
Nuestros antepasados humanos, que parecían un cruce entre los simios y los humanos modernos, tuvieron acceso a alimentos, agua y refugio a la sombra en un paradisíaco entorno en la garganta de Olduvai, en Tanzania. Incluso tenían un montón de herramientas de piedra con bordes afilados, dijo Gail M. Ashley, profesor de Ciencias Terrestres y Planetarias en la Universidad de Rutgers.
Sin embargo, "qué difícil era vivir", dijo. "Era una vida muy estresante, ya que estaban en competencia continua con los carnívoros para su comida."
Durante años de trabajo, Ashley y otros investigadores reconstruyeron cuidadosamente un paisaje humano temprano en una escala fina, utilizando las plantas y otros elementos de prueba recogidos en el referido yacimiento. Su trabajo pionero ha sido publicado ahora en Proceedings.
La reconstrucción del paisaje ayudará a los paleoantropólogos a desarrollar ideas y modelos de cómo eran los primeros humano, cómo vivían, cómo obtenían su comida (especialmente proteínas), lo que comieron y bebieron y su comportamiento, dijo Ashley.
La famosa paleoantropóloga Mary Leakey descubrió el sitio en 1959 y descubrió miles de huesos de animales y herramientas de piedra. A través de excavaciones exhaustivas en la última década, Ashley, otros científicos y estudiantes recogieron numerosas muestras de suelo y los estudió mediante el análisis de isótopos de carbono. El paisaje resultante tenía un manantial de agua dulce, pantanos y bosques, así como pastizales.
"Hemos sido capaces de trazar qué plantas estaban en el paisaje con respecto a donde se encontraron los seres humanos y sus herramientas de piedra," dijo Ashley. "Eso nunca se ha hecho antes. La cartografía se realiza mediante el análisis de los suelos en una cama geológica, y en esa cama había huesos de dos especies de homínidos diferentes".
Las dos especies de homínidos, o los primeros seres humanos, son Paranthropus boisei -robusto y de cerebro pequeño- y Homo habilis, una especie más liviana. Homo habilis tenía un cerebro más grande y estaba más en sintonía con nuestro árbol evolutivo humano, de acuerdo con Ashley.
Ambas especies medían aproximadamente entre 1,37 y 1,67 metros de altura, y su esperanza de vida era probablemente de 30 a 40 años.
A través de su investigación, los científicos descubrieron que el bosque tenía palmeras y acacias. Ellos piensan que los homínidos no acamparon allí. Pero en base a la alta concentración de los huesos, los primates probablemente obtuvieron las presas en otro lugar y comieron la carne en el bosque por seguridad, dijo Ashley.
En un giro sorprendente, una capa de ceniza volcánica cubrió más tarde la superficie del sitio, preservando muy bien los huesos y la materia orgánica, dijo Ashley, que ha llevado a cabo investigaciones en la zona desde 1994.
Los homínidos podrían haber matado a los animales (jirafas o elefantes) o se hicieron con carroña. En esa labor compitieron con leones, leopardos y hienas, que también plantearon una amenaza a la seguridad de homínidos, de acuerdo con Ashley.
Los paleoantropólogos "han comenzado a tener algunas ideas acerca de si los homínidos estaban buscando activamente a los animales fuentes de carne o si fueron quizá los basureros de las fuentes de carne sobrantes de animales que habían sido abatidos por un león o una hiena", dijo.
La comida de los homínidos también puede haber incluido helechos y crustáceos, caracoles y babosas.
Los científicos creen que los homínidos utilizaron este sitio durante mucho tiempo, tal vez decenas o cientos de años, dijo Ashley.
"No creemos que vivieeran allí", dijo. "Pensamos que estaban aprovechando la fuente de agua dulce que estaba cerca."
El estudio fue realizado por Ashley; Clayton R. Magill del Instituto Geológico en Zurich, Suiza; Manuel Domínguez-Rodrigo, de la Universidad Complutense de Madrid, España; y Katherine H. Freeman, de la Universidad Estatal de Pensilvania.