Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colombia insta a Ecuador y al Reino Unido a solucionar la disputa

Colombia ha instado a Ecuador y Reino Unido a "buscar una solución a través del diálogo" a la disputa bilateral que ha surgido a raíz de la decisión del país andino de conceder asilo político al fundador de Wikileaks, Julian Assange.
El Ministerio de Exteriores de Colombia ha emitido un comunicado para matizar la declaración surgida de la reunión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que se ha celebrado este domingo en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil.
La organización regional ha condenado la amenaza de Reino Unido de asaltar la Embajada de Ecuador en Londres para detener a Assange y extraditarle a Suecia, donde se le investiga por varios delitos sexuales, al tiempo que ha expresado su solidaridad con el país andino.
Por su parte, Colombia ha reiterado su "absoluto respeto a la inviolabilidad de las misiones diplomáticas, de acuerdo con la Convención de Viena, en la que se fijaron las bases de las relaciones, privilegios e inmunidades diplomáticas para contribuir al desarrollo de las relaciones amistosas entre países".
Además, ha señalado que su Gobierno "ha respetado históricamente la institución del asilo político". "Consideramos que es competencia de cada Estado, determinar las motivaciones o fundamentos para su concesión o denegación", ha apuntado.
CASO WIKILEAKS
El pasado jueves, el Gobierno ecuatoriano concedió asilo político a Assange, que lleva un mes refugiado en la misión diplomática. No obstante, Reino Unido se ha negado a concederle un salvoconducto, insistiendo en que tiene la "obligación legal" de extraditarle a Suecia.
Assange solicitó asilo político argumentando que se encuentra en un "estado de indefensión" ante la posibilidad de que, una vez en Suecia, sea extraditado a Estados Unidos, sin que Australia, su país de origen, lo impida.
El fundador de Wikileaks asegura que es víctima de una "persecución política" por parte de Estados Unidos por revelar cientos de miles de documentos clasificados del Departamento de Estado sobre las guerras en Irak y Afganistán y sobre las relaciones diplomáticas con otros países.