Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consiguen formar una partícula que existía sólo en la teoría

Ilustración de un átomo.telecinco.es
Las partículas Rydberg se forman de dos átomos de rubidio, un átomo Rydberg y uno normal. Un átomo Rydberg es especial porque tiene un electrón solo en una órbita muy lejana, en términos atómicos, de su núcleo.
Fue Enrico Fermi en 1934 quien predijo que si un átomo se encontraba solo con un electron alejado de su núcleo, podrían interactuar.
"Pero Fermi jamás se imaginó que estas partículas pudieran formarse", explica Chris Green, físico teórico de la Universidad de Colorado que predijo la existencia de estas partículas.
Para la formación de las partículas Rydberg son necesarias temperaturas extremadamente frías (cercanas al cero absoluto) y que ambos átomos estén a una determinada distancia (sobre 100 nanómetros), para que interactúen.
Ahora los científicos han conseguido estas dos condiciones. El resultado: la formación de la partícula Rydberg.