Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cultivos antiguos proporcionan información sobre los primeros asentamientos en Madagascar

Mediante el análisis de restos de cultivos antiguos conservados en los sedimentos arqueológicos, un equipo internacional de investigadores ha proporcionado pistas sobre el terreno acerca de cómo fueron los primeros asentamientos humanos en la isla de Madagascar.
La colonización de Madagascar sigue siendo uno de los misterios perdurables del mundo antiguo. Situado frente a la costa este de África, y a muchos miles de kilómetros del sudeste de Asia, Madagascar es, no obstante, el hogar de personas que hablan un idioma que está estrechamente relacionado con los que se hablan en la zona del Pacífico.
Aunque la investigación genética ha confirmado que los habitantes de Madagascar comparten ascendencia cercana con los malasios y los polinesios, los arqueólogos se han esforzado durante décadas por encontrar cualquier evidencia de presencia temprana en la isla.
Al examinar los residuos obtenidos a partir de un proceso físicoquímico llamado flotación, que utiliza un sistema de tamices y agua para eliminar plantas antiguas conservadas en restos de sedimentos, los investigadores identificaron 2.443 cultivos individuales de especies a nivel microscópicos. Los restos se obtuvieron gracias a excavaciones arqueológicas en 18 sitios de asentamientos antiguos en Madagascar, Comoras y la costa de África oriental.
"Lo que fue sorprendente para nosotros fue el marcado contraste que surgió entre los cultivos en la costa de África oriental frente a los de Madagascar --subraya uno de los autores del trabajo, la doctora Alison Crowther, de la Universidad de Queensland, en Australia--, y cuanto más mirábamos, más marcado se volvió el contraste".
Los resultados de los cultivos antiguos de la costa este de África y las islas más cercanas estaban fuertemente dominados por cultivos africanos, especies como el sorgo, el mijo perla y el baobab que habían estado presentes en la costa este de África ya desde hace algunos siglos, traídos por los agricultores a todo el continente.
POCOS CULTIVOS AFRICANOS EN MADAGASCAR
Por el contrario, las muestras tomadas de sitios en Madagascar contenían pocos o ningún cultivo africano. En cambio, estaban dominadas por especies asiáticas, como el arroz asiático, el frijol mungo o soja verde y el algodón asiático.
El equipo examinó otros lugares en el Océano Índico donde se plantaron estos cultivos y también se centró en datos históricos y lingüísticos. Sobre esta base, los investigadores fueron capaces de determinar los cultivos que llegaron a Madagascar desde el sudeste asiático insular.
"Hay un montón de cosas que aún no entendemos sobre el pasado de Madagascar, que sigue siendo uno de nuestros grandes enigmas", dice otra autora del estudio, la directora del nuevo Departamento de Arqueología del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, en Jena, Alemania, Nicole Boivin.
"Pero lo que es interesante es que por fin tenemos una manera de proporcionar una ventana al más misterioso asentamiento del sudeste asiático en la isla y distinguirlo de la llegada de los africanos al continente que también sabemos que pasó. El sudeste asiático llevó claramente cultivos de su tierra natal y crecieron sustentándose en ellos cuando llegaron a Madagascar. Esto significa que los arqueólogos pueden utilizar esos restos para finalmente proporcionar información real y material sobre el proceso de colonización", añade.
Uno de esos datos es que no sólo Madagascar fue ocupada por personas del sudeste de Asia, sino también el cercano archipiélago de las Comoras, que se encuentra entre Madagascar y la costa norte de Mozambique. "Esto nos cogió por sorpresa --señala Crowther--. Después de todo, los individuos de las Comoras hablan idiomas africanos y no parece que tengan ascendencia del sudeste asiático de la forma en que la que tienen las poblaciones de Madagascar".
Sin embargo, la evidencia lingüística proporciona cierto apoyo a la idea de los investigadores. "Cuando empezamos a mirar más de cerca a la investigación que se ha llevado a cabo en los idiomas de las Comoras --apunta Boivin-- fuimos capaces de encontrar numerosos lingüistas que estimaron que habían defendido lo mismo que parecía que estábamos viendo en el registro arqueológico de las Comoras: un asentamiento de personas del sudeste de Asia".
El equipo tiene previsto regresar a Madagascar para continuar con su investigación. "Estamos interesados ??en comprender quiénes eran esas personas y qué impacto tuvieron --subraya Crowther--. Entre los eventos que posiblemente coinciden con la llegada de los altavoces austronesios está la desaparición de la famosa megafauna de Madagascar, que incluía especies gigantes de aves, lémur y tortugas".