Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dell recorta las previsiones de ganancias y sus acciones caen

Dell advirtió sobre un "desafiante" segundo semestre, debido a que los clientes están reduciendo las compras de ordenadores con motivo del lanzamiento de Windows 8 de Microsoft, en octubre. Esto provocó una caída de sus acciones del 3 por ciento.
El segundo fabricante de ordenadores personales de Estados Unidos pronosticó el pasado martes que sus ingresos caerían entre un 2 y un 5 por ciento en el tercer trimestre fiscal, respecto al segundo. Este descenso se traduce en un rango de entre 13.800 y 14.200 millones de dólares, (entre 11.121 y 11.443 millones de euros), unas expectativas que incumplen el objetivo de Wall Street de 14.850 millones de dólares (11.967 millones de euros).
"La gente estaba esperando que redujeran las cifras esperadas, pero creo que el nivel al que están bajando estas cifras es bastante severo, en comparación a las expectativas", dijo la analista de Cross Research, Shannon Cross.
El presidente de finanzas de Dell, Brian Gladden, dijo en una entrevista que la compañía ha moderado sus perspectivas para el tercer trimestre fiscal.
Esto es en parte, debido a que prevén que sus distribuidores retrasarán la compra de ordenadores de Dell hasta la presentación en octubre de la última versión del sistema operativo Windows de Microsoft.
Microsoft lanzará una muy anticipada versión de Windows diseñada para 'tablets'.
Según los analistas, es una ventaja pues proporcionará a los fabricantes de PCs como Dell, Hewlett-Packard y Lenovo una oportunidad de ganar la participación de mercado que perdieron frente al iPad de Apple.
La compañía registró unos ingresos en su segundo trimestre fiscal de 14.500 millones de dólares, (11.68 millones de euros), una cifra inferior a la de 14.640 millones (11.79 millones de euros) que esperaban los analistas, de acuerdo a Thomson Reuters.
Las acciones de la empresa cayeron a 11,98 dólares (9,65 euros) tras el cierre del mercado de Nueva York, luego de haber cerrado a 12,34 dólares (9,94 euros) por título en el Nasdaq.
Dell, fundada por el presidente ejecutivo Michael Dell, se encuentra en medio de un giro estratégico. Está haciendo malabarismos con las adquisiciones con la necesidad de engrosar sus márgenes.
La compañía está recortando gastos ante un contexto de crisis.
Mientras que en otro tiempo Dell fue una de las principales fabricantes de PCs del mundo, ahora tiene una fuerte competencia con fabricantes asiáticos como Acer y Lenovo.
La compañía advirtió ya en mayo que el gasto global en tecnología se está debilitando más rápido de lo anticipado.