Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Despedida por Facebook

"Hola Chelsea, soy Elaine, del trabajo. Siendo mandarte un mensaje como este, he estado intentando llamarte, pero no estoy con ánimos. Tuve que decirle al jefe que habías perdido ese billete de 10 libras porque, obviamente, faltaba dinero en la caja al final del día. No le hizo mucha gracia, y a pesar de que intenté persuadirle de lo contrario, me dijo que tenía que despedirte. Lo siento muchísimo. Si vienes con tu uniforme arreglaré tu salario pendiente. De nuevo, lo siento muchísimo, pero no está en mi mano. Elaine, besos".
Esta es la notificación de despido que, a través de un mensaje privado de Facebook, le llegó a Chelsea Taylor. Después de él, no ha recibido llamada, carta ni anuncio de la rescisión del contrato más allá del mundo real. Ha sido despedida por Facebook.
Quién le envía el mensaje es una de las encargadas de la cafetería en la que trabajaba, quién le escribió tal noticia copada de faltas de ortografía y en un lenguaje coloquial.
"Incluso un mensaje de texto habría sido mejor que Facebook. No han tenido narices de decírmelo a la clara", comentó, indignada, Chelsea. Ni siquiera la prensa, entre ellos el Daily Telegraph, que publica el caso de Chelsea, ha obtenido explicaciones de 'Lancashire Tea Room', la compañía donde trabajaba esta joven británica. IM