Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detienen a un joven británico por organizar en Facebook una guerra con pistolas de agua

Una guerra de pistolas de agua fue prohibida por las autoridades iraníes a comienzos de este mes de agosto porque violaba las normas de moralidad. Foto Iranian orgtelecinco.es
El próximo 1 de septiembre un joven de 20 años tendrá que presentarse ante el juez de Colchester acusado de "instar a cometer delitos". El británico enfrenta cargos por organizar en Facebook y a través del servicio de mensajería de Blackberry una guerra con pistolas de agua.
La noticia publicada por el periódico   explica el arresto de un hombre no identificado, detenido el pasado viernes después de que la policía descubriera en la red social sus intentos de organizar una guerra de pistolas de agua, en protesta por la situación que vive el país.  'The Guardian'
El joven no identificado ha sido acusado de "alentar o ayudar a cometer un delito", bajo la Ley de Delitos Graves de 2007, según informó la policía de Essex.
Los agentes también detuvieron a otro hombre, pero fue puesto en libertad sin cargos.
Un portavoz de la policía se negó a comunicar si tras los disturbios ocurridos en días pasados en Londres, estaban controlando la red social y se limitó a asegurar que "solo aplican medidas apropiadas para prevenir el crimen".
La detención de este joven que intentaba organizar una guerra de pistolas de agua en Colchester, donde reside, ocurre después de que el primer ministro, David Cameron, barajara la pasada semana la censura a las plataformas de redes sociales en casos en que estas  contribuyeran a "organizar" actos criminales.
Hace apenas unos días  un grupo de jóvenes iraníes fueron detenidos por organizar una guerra de pistolas de agua en Teherán. Entonces, las autoridades musulmanas criticaron la falta de moralidad que así explicaron los arrestos.