Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El grupo EBX está interesado en asociarse con Foxconn para producir productos de Apple

El hombre más rico de Brasil y presidente del grupo EBX, Eike Batista, quiere ayudar al gigante tecnológico taiwanés Foxconn con sus planes para producir productos Apple como el iPad en el país, en el más reciente giro en un acuerdo muy promocionado que podría valer hasta 8.608 millones de euros (12.000 millones de dólares).
Después de una reunión el pasado viernes con la presidenta Dilma Rousseff, Batista dijo a periodistas que a su grupo EBX "le encanta traer la modernidad", agregando que la planificada entrada de Foxconn a Brasil "calza perfectamente con eso".
Batista -un llamativo emprendedor, con un talento para la mercadotecnia- dijo que su grupo EBX aún está resolviendo los detalles sobre cómo podría trabajar con Foxconn, el fabricante del 'tablet' iPad de Apple, así como una serie de otros productos.
"Creo que participar y promover, traer tecnología a Brasil, eso es algo que el grupo siempre hace, y nosotros queremos ser parte de esta empresa, también", dijo Batista.
La adición del extravagante multimillonario, quien hizo su fortuna en la minería y la energía, es el más reciente giro en un acuerdo que no ha carecido de drama.
ACUERDO ENTRE ASIA Y BRASIL
La propuesta de construir el elegante 'tablet' de Apple en Brasil fue anunciada inicialmente en abril por la presidenta Rousseff durante una visita oficial a China.
Funcionarios de alto rango elogiaron el acuerdo como una señal de los crecientes lazos económicos con Asia y como una prueba de que Brasil está subiendo en la cadena de manufacturas con valor agregado a medida que su economía crece.
Con un valor potencial de 8.608 millones de euros, el acuerdo acarrea impresionantes cantidades de dinero con él. Quizás incluso más importante es la potencial ayuda que el acuerdo daría para fomentar los lazos económicos entre América Latina y las mayores economías de Asia.
Sin embargo, la idea de un "iPad brasileño" ha provocado escepticismo en el país, donde las fábricas han enfrentado durante años altos impuestos, una moneda sobrevalorada, la falta de trabajadores cualificados debido a un mal sistema de educación y un apretado mercado laboral.
El acuerdo ha enfrentado múltiples dificultades, debido a que las negociaciones sobre exenciones tributarias se estancaron y por los profundos problemas estructurales de Brasil, como la escasez de trabajadores cualificados.
El presidente de Foxconn, Terry Gou, dijo la semana pasada después de reunirse con Rousseff en Brasilia que la compañía comenzaría a producir iPads en Brasil en diciembre.
El financiamiento del Banco Estatal de Desarrollo (BNDES), que posiblemente sería necesario para el acuerdo, también es un tema por resolver.
La riqueza de Eike podría ayudar a despejar el camino para lograr que las etiquetas de "Hecho en Brasil" aparezcan en los 'tablets' de Apple, una medida que algunos economistas dicen podría ayudar a reducir el elevado precio en Brasil.
Debido a los aranceles e impuestos, un iPad 2 con 16 gigabytes de memoria actualmente se vende al por menor en 900 dólares en Brasil, casi el doble de los 500 dólares de venta en Estados Unidos.
En momentos en que millones de brasileños están saliendo de la pobreza para sumarse a la clase media y sólo cerca de un 40 por ciento de los hogares tiene un computador, Brasil podría ser un enorme mercado para más de estos aparatos.
"¿Qué es lo más importante para hacer negocios?", preguntó Eike. "¿Existe un mercado? Sí, lo hay", respondió.