Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Especies de lobo utilizan 'dialectos del aullido'

Un pormenorizado estudio sobre los aullidos ha demostrado que diversas especies y subespecies de cánidos tienen repertorios distintivos de aullidos, o "huellas vocales". Los investigadores de la Universidad de Cambridge dicen que los hallazgos podrían ayudar a los esfuerzos de conservación y arrojar luz sobre la evolución más temprana de nuestro propio uso del lenguaje.
Para el trabajo, se utilizaron algoritmos de ordenador por primera vez para analizar aullidos, destilando más de 2.000 aullidos diferentes en 21 tipos de aullido basados en el tono y la fluctuación, y luego se hicieron coincidir los patrones de aullidos.
Encontraron que la frecuencia con que se utilizan los tipos de aullidos --de plana a altamente modulada-- correspondía a la especie de cánido, ya sea perro o coyote, así como a la subespecie de lobo.
Por ejemplo, el repertorio del aullido del lobo gris es pesado, con aullidos bajos y planos, pero no cuentan con una voz alta de enlace, que es utilizada con mayor frecuencia en el rango de aullidos desplegados por los lobos rojos, en peligro crítico de extinción.
El investigador principal, Arik Kershenbaum, describe estos repertorios de aullidos distintivos por su parecido a los dialectos vocales, con cada especie que tiene su propio uso de identificación de los distintos tipos de aullido. Los resultados podrían ser utilizados para rastrear y gestionar mejor las poblaciones de lobos salvajes, y ayudar a mitigar el conflicto con los agricultores.
Los orígenes del desarrollo del lenguaje en los seres humanos son misteriosos, como las vocalizaciones de los parientes biológicos más cercanos, tales como los chimpancés, que son relativamente simples. Kershenbaum y sus colegas creen que el estudio de los sonidos de otras especies inteligentes que utilizan la comunicación vocal para el comportamiento cooperativo --como los lobos y delfines-- puede proporcionar pistas sobre la evolución más temprana del propio uso del lenguaje.
"Los lobos pueden no estar cerca de nosotros taxonómicamente, pero ecológicamente su comportamiento en una estructura social es muy cercana a la de los humanos. Esa es la razón de por qué los perros son muy similares a nosotros", ha señalado Kershenbaum, del Departamento de Zoología de Cambridge.
"La comprensión de la comunicación de las especies sociales existentes es esencial para el descubrimiento de las trayectorias evolutivas que dieron lugar a una comunicación más compleja en el pasado, que con el tiempo conduce a nuestra propia capacidad lingüística", ha concluido.