Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estudiantes colombianos cambian las notas de la universidad desde un café Internet

Los directivos investigan versiones según las cuales varios de los estudiantes cobraban el equivalente a 20 dólares por cada calificación adulterada. EFE/Archivotelecinco.es
Seis estudiantes de una universidad del departamento colombiano del Huila fueron acusados de adulterar sus calificaciones en los ordenadores del centro educativo desde un café Internet, informaron hoy directivos del claustro.
El hecho ocurrió a finales de diciembre pasado en Neiva, capital del Huila (sur), donde los "hackers", tres estudiantes de Ingeniería Civil, dos de Ingeniería Electrónica y uno de Ingeniería Agrícola, menores de 25 años, accedieron a los sistemas de la Universidad Surcolombiana, declaró el rector, Hernando Ramírez.
Precisó que el Centro de Tecnología, Informática y Comunicaciones de la Universidad detectó en revisiones de rutina por lo menos ocho fraudes en los que calificaciones como 0 ó 1 sobre 5 puntos, fueron cambiadas por 4 y 5, con lo cual los alumnos aprobaron varias asignaturas.
Esos cambios se hicieron entre el 22 y el 31 de diciembre, cuando la Universidad estaba cerrada por vacaciones.
Ramírez indicó que ya puso en conocimiento de la Fiscalía General y de la Procuraduría General de la Nación la adulteración de notas.
En total se ha detectado la modificación de 366 calificaciones.
Los directivos investigan versiones según las cuales varios de los estudiantes cobraban el equivalente a 20 dólares por cada calificación adulterada.
"El sistema cerró el 22 de diciembre de 2008 procediéndose, en los primeros días de enero de 2009, a realizar una revisión general a éste, donde se detectaron ocho fraudes de notas en diversos programas que se registraron cuando el sistema estuvo cerrado", señaló el rector.
El directivo dijo que se estudian sanciones académicas para los responsables del fraude, así como cambios en los sistemas de la universidad para hacerlos más seguros.