Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Google anuncia que dejará de censurar sus servicios en China

El gigante informático Google anunció este lunes el desvío a su portal en Hong Kong de todas las búsquedas dirigidas a su buscador en China para evitar la censura del Gobierno de Pekín. Desde este lunes los visitantes de su portal en China, google.cn, son redirigidos al de Hong Kong, google.hk, agregó la empresa en un comunicado publicado en el blog corporativo.
"Creemos que esta nueva estrategia para proporcionar búsquedas sin censura en chino simplificado a través de google.com.hk es una solución razonable", dijo el director legal de la empresa, David Drummond.
El directivo insistió en que la medida es "totalmente legal" y permitirá a los internautas de China acceder a páginas de internet que el gobierno anteriormente les vetaba, como Facebook, Twitter, YouTube, Google Docs y Blogger. No obstante, reconoció que Pekín puede bloquear el acceso a sus servidores en Hong Kong.
Google agregó que mantendrá sus operaciones de investigación en China y su departamento de ventas, aunque el tamaño de su plantilla dependerá de si los usuarios chinos pueden tener acceso a google.com.uk, es decir si el gobierno no lo bloquea.
Cumplir las leyes chinas
El régimen chino ya había advertido a la multinacional californiana de que su buscador en inglés deberá cumplir las leyes chinas. O sea, censura en asuntos que el régimen considera políticamente incorrectos (matanza de Tiananmen, disidencia, independencia del Tibet,...).
Tanto Google como Yahoo, Microsoft y otras compañías occidentales aceptaron esas leyes para operar en el país: el mercado (380 millones de internautas chinos) vence a la ética sobre libertad de expresión.
Nuevo desencuentro
La decisión de Google de revelar en enero que hackers chinoshabían espiado los correos de Gmail de disidentes y se habían infiltrado en los ordenadores de una veintena de empresas estadounidenses, algunas militares, supuso el principio del fin del matrimonio entre Google y China.
Contra Baidu
El desencuentro entre Google y el Gobierno chino no favorece a ninguna de las partes: aunque estaba claro que China no iba a levantar la barrera cibernética que ha levantado en Internet para anular los contenidos que puedan restarle poder, la imagen que está dando no le beneficia de cara a la inversión extranjera.
Los gobiernos opinan
China asegura que Google ha "violado un compromiso escrito" con su decisión de evitar la censura en la versión china de su buscador al redirigirla a la versión hongkonesa, donde los resultados no están bloqueados según la legislación del gigante asiático. En cuanto a las acusaciones de espionaje a disidentes chinos a través de diversos servicios de Google, Pekín ha mostrado su "insatisfacción" y "enojo" porque las considera "infundadas", y ha asegurado que no hará una "politización de acusaciones comerciales".
De este modo, aunque el equipo de Obama ha dejado claro que el presidente de EEUU se opone a la censura, ha matizado que la decisión de Google no afectará a las relaciones bilaterales, que son "suficientemente maduras para aguantar algunas diferencias". Es decir, ni Washington ni Pekín harán de la decisión de Google un asunto político.
Por su parte Google, que ya tiene abierto un pleito judicial con escritores chinos, ahora podría enfrentarse a otro con compañías de publicidad por incumplimiento de contrato, además de los ingresos que pierde por el cierre.
Además, Pekín cree que es una decisión "totalmente equivocada", según ha informado Xinhua, la agencia estatal China, que cita un comunicado con Consejo General de la Información, encargado de velar por el cumplimiento de las normas estatales en la Red.
En el otro extremo, el Gobierno de EEUU, por su parte, ha reaccionado a través de su portavoz de Seguridad Nacional, Mike Hammer, quien ha asegurado que se encuentran "decepcionados porque Google y el Gobierno chino no hayan sido capaces de llegar a un acuerdo que permita a Google mantener en funcionamiento sus servicios de búsqueda en China a través de su página web Google.cn".
"El equipo de Seguridad Nacional fue informado por Google poco antes de su comunicado. Google ha tomado una decisión según sus propios intereses", ha agregado Hammer en un mensaje poco claro dadas las tensiones entre China y EEUU por diversos asuntos, entre ellos la censura en la Red, el tipo de cambio entre el dólar y el yuán, las sanciones contra Irán por sus ambiciones nucleares o la venta de armas de EEUU a Taiwan.