Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Google, dispuesto a reanudar las conversaciones con China

Tiempo de reconciliación para Google. Altos ejecutivos de la empresa estadounidense han mostrado su interés en reanudar las conversaciones con China para salvar las diferencias que enfrentan por los servicios en internet. La condición para el debate es que el gigante tecnológico pueda ofrecer sus contenidos sin filtros ni censuras por parte de Pekín, según publica 'The Wall Street Journal '.
Google amenazó con cesar sus operaciones en China, después de los ataques en algunos de sus servicios web y pidió a las autoridades chinas que permitan ofrecer el acceso a sus servicios sin censura.
Expertos e investigadores de EE.UU. siguen buscando los autores de los ataques, dirigidos contra los correos electrónicos de los activistas de derechos humanos y disidentes chinos.
La disputa sobre la censura de internet aumentó la tensión entre los dos países por temas que van desde el comercio y la moneda china hasta una reunión la semana pasada entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el líder tibetano exiliado, el Dalai Lama.
Este martes, el tema volvió a acaparar los titulares tras recientes reportes en medios occidentales que indican que los ataques fueron rastreados en dos escuelas en China y que el autor del "spyware" utilizado fue identificado como un consultor de seguridad chino de aproximadamente 30 años y vinculado al Gobierno.
Las conversaciones entre Google y el gobierno de Pekín pueden durar varias semanas, y la delegación de la empresa de Palo Alto estará encabezada por LaJeunesse Ross, un ejecutivo de la política de alto nivel.
Google ha dicho que ya no está dispuesto a censurar las búsquedas a petición de China y ha admitido que puede cerrar sus oficinas en China si el gobierno se niega a cambiar en su estricta política de selección de la información y el contenido de la web.