Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Google pagaría 22,5 millones de dólares por el seguimiento de usuarios en Safari

Los reguladores de Estados Unidos requerirán a Google que pague una multa de 22,5 millones de dólares para resolver acusaciones que indican que no respetó la configuración de privacidad de los clientes del navegador de Apple Safari, según han señalado dos personas familiarizadas con el asunto.
Los miembros de la Comisión Federal de Comercio (FTC) habrían votado a favor de aprobar un decreto de consentimiento que permite a Google resolver la investigación de la agencia, según una de las fuentes, que no estaba autorizado a hablar sobre el expediente.
El anuncio oficial de este acuerdo se espera que se confirme en los próximos días, según la segunda fuente. La investigación sobre las prácticas de Google en Safari fue motivada por las denuncias de que Google utilizó las 'cookies' para aprovecharse de la información generada en Safari y poder realizar un seguimiento de las acciones de los usuarios.
Google ha dicho que el seguimiento fue accidental y que no se recogía información personal como nombres, direcciones o datos de tarjetas de crédito.
Sin embargo, el seguimiento se llevó a cabo pese a las garantías que Safari ofrece para proteger la privacidad de los usuarios. De esta forma, Google provocó el interés de la FTC, que inició la investigación para esclarecer si Google había vulnerado un acuerdo sobre privacidad.
Google también se enfrenta a posibles sanciones de otros gobiernos. Está siendo investigada por la Unión Europea para determinar si la empresa cumple con las leyes de privacidad europeas, más estrictas.
Además, la compañía también es objeto de una investigación antimonopolio de amplio alcance por la FTC y los reguladores europeos sobre las acusaciones de que manipuló los resultados de búsqueda para favorecer sus propios productos.
La Comisión Federal de Comercio se ha negado a realizar comentarios sobre el tema de Safari. Por su parte, Google ha declinado hacer comentarios sobre cualquier posible acuerdo, pero ha indicado que la confusión se produjo por una página web de 2009 de su Centro de asistencia que precedió a un cambio de Apple de las políticas de manejo de las 'cookies' en Safari.
"Ahora hemos cambiado esa página y hemos tomado medidas para eliminar las 'cookies' publicitarias, que no recogen ninguna información personal desde los navegadores de Apple", ha explicado un portavoz de Google en un comunicado.