Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan un agujero negro 660 millones de veces más masivo que el Sol

Un equipo internacional de científicos ha descubierto un agujero negro que es alrededor de 660 millones de veces más masivo que el Sol. Se encuentra en el centro de una galaxia denominada 'NGC 1332', situada a 73 millones de años luz de la Tierra y, según los expertos, su tamaño es excepcional para este tipo de objetos.
Las observaciones realizadas con el telescopio ALMA, y que han sido publicadas en 'Astrophysical Journal Letters', señalan, además, que este agujero tiene una nube de gas capaz de alcanzar los 1,6 kilómetros por hora.
Con este hallazgo, los científicos, liderados por Andrew J. Baker, ven la posibilidad de mejorar en la comprensión sobre la formación y evolución de las galaxias. El investigador ha apuntado que la relación de la masa de un agujero negro con la masa de una galaxia es importante en este proceso.
Así, las investigaciones sugieren que el crecimiento de las galaxias y el crecimiento de sus agujeros negros son coordinados. De este modo, si se quiere entender cómo se forman las galaxias y cómo evolucionan, hay que entender el comportamiento de los agujeros negros supermasivos a lo largo de su vida.
Una de las partes ya conocidas de estos objetos es la medición de sus masas exactas. Eso permite que los científicos puedan determinar si un agujero negro está creciendo más rápido o más lento que su galaxia. Si las mediciones de la masa del agujero negro no son precisas, los científicos no pueden sacar conclusiones definitivas.
EL TRABAJO
Para medir el agujero negro central de 'NGC 1332', los científicos observaron las emisiones de monóxido de carbono a partir de su disco gigante de gas frío en órbita alrededor del agujero. También midieron la velocidad del gas.
"Este ha sido un área de investigación muy activa durante los últimos 20 años, tratando de caracterizar las masas de los agujeros negros en el centro de las galaxias", ha apuntado Baker. Según ha señalado, "este es un caso en el que la nueva instrumentación ha permitido que haya un nuevo e importante avance".
De hecho, Baker y los coautores de este estudio han presentado recientemente una propuesta para utilizar el telescopio ALMA para observar otros agujeros negros masivos.