Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan 'bolas de carbón' en el espacio

Las moléculas con forma de 'pelota' son las más grandes descubiertas en el espacio. Foto: NASAtelecinco.es
Los científicos han descubierto las moléculas más grandes jamás vistas en el espacio. Estas moléculas, a las que se les ha dado el nombre de 'buckyballs', se han descubierto en una nube de polvo cósmico que rodea una estrella lejana.
Las moléculas, de forma más o menos esférica, consisten en un 'tercer tipo de carbón', después del grafito y el diamante. Aunque estos dos últimos aparecen de forma habitual en la Tierra, las 'buckyballs' sólo han podido crearse en laboratorios y nunca se había probado que existieran en algún otro lugar.
Según la BBC, un grupo de investigadores usó un telescopio de infrarrojos perteneciente a la NASA para descubrir estas bolas de carbón en el espacio. Buscaban otra cosa cuando hallaron la señal de infrarrojos de unos grandes objetos que resultaron ser las bolas de carbón. La señal procedía de una estrella en el hemisferio sur de la constelación de Ara, a 6.500 años luz.
Las 'buckyballs' son moléculas hechas de 60 átomos de carbón unidas en una esfera. Su nombre es un homenaje a Richard Buckminster Fuller (1895-1983), que, entre otras cosas, creó diseños arquitectónicos como la cúpula geodésica. Fue arquitecto, escritor, diseñador, inventor y futurólogo. Publicó más de 30 libros y popularizó términos como 'sinergia' o 'nave espacial Tierra'
Sir Harry Kroto, que compartió el Premio Nobel de Química en 1996 por el descubrimiento de las 'buckyballs', ha indicado a la BBC que "todo el carbón en nuestro cuerpo procede de polvo de estrellas, por lo que alguna vez algo de ese carbón pudo haber tenido forma de buckyballs'.
Los investigadores, dirigidos por Jan Cami de la Universidad de Western Ontario en Canadá, han publicado sus descubrimientos en la revista Science.