Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Heads, el sistema de detección de hidrocarburos en el mar sin intervención humana

De la unión de los conocimientos de la compañía energética española Repsol y la multinacional tecnológica Indra ha nacido 'Heads' (Hydrocarbon Early and Automatic Detection System), un sistema para la detección temprana de fugas que ha superado la fase de pruebas en el Complejo Industrial de Repsol en Tarragona, incluyendo la plataforma off-shore Casablanca . Este avance, fruto de una importante investigación conjunta de las dos compañías, permitirá extremar la seguridad de las operaciones de la industria energética en el mar. Ambas compañías han inscrito la patente mediante una solicitud de tipo Patent Cooperatio Treaty (PCT), un procedimiento único que permite disponer de un registro en más de 147 países.
El sistema supone un gran avance mundial porque utiliza diferentes sensores de detección y es capaz de interpretar automáticamente las imágenes de infrarrojos y radar y de ser necesario, lanzar una alarma sin intervención humana.
'Heads' pretende así maximizar la fiabilidad y la automatización de los procesos en el mar, ya que permite monitorizar continuamente la actividad sin la intervención de un operador por lo que hay menos riesgo de error humano. Asimismo, al tener un tiempo de respuesta inferior a dos minutos, consigue minimizar el impacto ante la detección de cualquier incidencia y actuar con mayor rapidez para solucionarla.
Este sistema funciona tanto de día como de noche e incluso con lluvia o niebla. La detección por radar se basa en la diferencia de rugosidad en la superficie del agua cuando hay presencia de un hidrocarburo. Las variaciones de temperatura entre agua e hidrocarburo -que tienen propiedades caloríficas diferentes- se detectan gracias a cámaras de infrarrojos.
SIN INTERVENCIÓN HUMANA
Para conseguir que todo funcione sin intervención humana ha sido necesario implementar unos complejos algoritmos específicamente "entrenados" para detectar la presencia de hidrocarburos. Este entrenamiento se ha realizado en condiciones meteorológicas diversas y con un alto número de fugas simuladas.
Después, añadiendo esto a los datos de infrarrojos, radar y sensores se hace posible la detección automática de las fugas con una tasa muy baja de falsa alarma.
SEGUIMIENTO DE BARCOS COMERCIALES
Asimismo, 'Heads' es capaz de identificar barcos en las proximidades mediante AIS (Automatic Identification System), un sistema electrónico de seguimiento obligatorio para todos los barcos comerciales. Integra un transceptor de VHF estándar con un sistema de posicionamiento, como por ejemplo un GPS, e intercambia datos sobre la posición de un barco, su rumbo e información con los buques o instalaciones cercanos.
En este caso, 'Heads' muestra en el receptor VHF AIS junto con los datos del radar toda la información relativa a los barcos en las inmediaciones de las instalaciones. Esto da al sistema una visión en tiempo real de las operaciones que se están realizando en el área a monitorizar. Se identifican, por ejemplo, buques que están atracando en las instalaciones o posibles responsables de incidentes.
UNA INVESTIGACIÓN CONJUNTA
El director de Oil&Gas de Indra, Roberto Díaz, ha explicado que el problema técnico más difícil fue conseguir una base de datos que permitiera probar y optimizar los algoritmos detección, ya que la información debía ser muy rica en condiciones meteorológicas diversas y tipos de hidrocarburos para así asegurar que el algoritmo es eficaz.
Por ello, fue necesario desarrollar incluso herramientas de software de simulación y de ayuda para la configuración precisa del sistema. En este sentido, Roberto Díaz, ha destacado que la complementariedad con Repsol "ha sido fundamental para alcanzar el éxito".
"La diferente naturaleza de ambas compañías no ha sido obstáculo en este caso", ha señalado el director de Oil&Gas de la multinacional tecnológica, quien considera clave la integración de los equipos para combinar los conocimientos de Repsol -sobre el medio físico y el comportamiento del petróleo- con la tecnología de Indra -y sus aportaciones en tratamiento de imágenes y algoritmia de interpretación.
En conjunto, "el alineamiento de los objetivos del proyecto con las expectativas del sector y la visión técnica" ha ayudado "a reconocer nuevos puntos de mejora que no se habían tenido en cuenta anteriormente", según Díaz.