Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El proyecto ITER, de fusión nuclear controlada, logra más recursos para amplificar el superordenador Helios

El Comisionado francés para la Energía Atómica y Energías Alternativas (CEA), que se encarga de la gestión del centro de datos para la fusión nuclear en Rokkasho, Japón, ha logrado más recursos de computación mediante la ampliación de la capacidad del superordenador Helios, al que ha equipado con unos nodos bullx adicionales.
Se trata del Proyecto Iter, que investiga la fusión nuclear controlada. Este proyecto forma parte del consorcio europeo Fusion for Energy.
El superordenador, ha sido diseñado y operado por Bull e instalado por Rokkaso. Con ello, incorporará 380 coprocesadores Intel, Xeon Phi, que le permiten aumentar su capacidad hasta casi dos petaflops. De este modo, se convierte en uno de los superordenadores más potentes del mundo.
Estos coprocesadores permitirán acelerar la investigación sobre la fusión nuclear, cuyo objetivo es desarrollar una fuente sostenible de energía con una baja huella de carbono.
Según ha informado Bull, que ha diseñado y operado esta innovación, Helios es una pieza clave en los trabajos de investigación para controlar la fusión nuclear, con el fin de obtener una fuente de energía sostenible que no produce emisiones de dióxido de carbono u otros gases de efecto invernadero.
El sistema, que proporciona capacidades de modelado y simulación, está abierto a todos los investigadores de Europa y Japón en el marco del un programa de investigación más amplio, que complementa el programa de cooperación internacional ITER.
Los nuevos coprocesadores Intel Xeon PHI que se incorporarán a Helios permitirán a los investigadores disponer de un rendimiento informático excepcional. Su arquitectura paralela masiva ofrece el mejor rendimiento por vatio del mercado y prefigura las tecnologías que nos conducirán a la informática de la exa-escala (trillones de Flops).
"Estamos muy satisfechos por colaborar con la CEA y la comunidad que trabaja en la fusión nuclear desarrollando los recursos de know how y de computación que les permitan ampliar significativamente el potencial de investigación vinculado al programa ITER", ha manifestado el vicepresidente de Computación Extrema de Bull, Pascal Barbolosi.
Por su parte, el director de Ciencias de los Materiales de la CEA, Gabriele Fioni, ha destacado que la simulación por ordenador tiene "un papel esencial en la investigación sobre la fusión nuclear, tanto en términos de comprensión de los extremadamente complejos fenómenos físicos que intervienen como en el dimensionamiento futuro de los tokamaks (reactores de fusión)".
La arquitectura del superordenador Helios contó inicialmente con 4.410 nodos de computación bullx B510, basados en los procesadores Intel Xeon E5 que ofrecían una potencia de 1,5 petaflops. Los 180 nuevos nodos de cómputo bullx B515 incluirán, cada uno, dos coprocesadores Intel Xeon Phi, que supone un aumento de 400 teraflops permitiendo al supercomputador Helios ofrecer una potencia de casi 2 petaflops.
El director general de Intel Francia y Gerente Regional de Intel Europa Occidental, Stéphan Nègre, ha manifestado que Intel está "convencido" de que la computación de Exascale representará un avance tecnológico "importante" para la comunidad científica que trabaja en proyectos de fusión nuclear y la gama de coprocesadores Intel Xeon Phi se ha diseñado pensando en ello y el superordenador Helios se beneficiará de este avance.