Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores proponen nuevas explicaciones sobre la evolución de la monogamia y la cooperación entre hermanos

Dos investigadores proponen en un artículo publicado este martes en 'Trends in Ecology & Evolution' tres explicaciones nuevas sobre la evolución de la monogamia y la cooperación entre hermanos: ambas evolucionaron de forma que una aumenta los beneficios de la otra; las presiones ecológicas seleccionaron ambas, de forma que un rasgo no depende del otro, y la evolución de la monogamia creó nuevas adaptaciones fisiológicas y de comportamiento que pueden ser útiles en la cooperación de hermanos.
El manual de la "hipótesis de la monogamia" sostiene que la monogamia favorece la evolución de la cooperación mediante el aumento de la relación entre hermanos. Así, en determinadas circunstancias puede ser de tanta ayuda o, incluso más, a la hora de conseguir que los genes se transmitan en la reproducción.
Según la estudiante graduada de la Universidad de Kentucky, Estados Unidos, Jacqueline Dillard, que estudia un grupo socialmente monógamo de escarabajos de Bess, la hipótesis de la monogamia clásica considera un único enlace entre las altas ocurrencias de cooperación entre hermanos en las especies monógamas, cuando podrían estar en juego una serie de factores.
Por ejemplo, desde los escarabajos a las aves y los seres humanos, tanto la monogamia como la cooperación entre hermanos tiende a ocurrir cuando el valor de cuidar a las crías es alto y las oportunidades de apareamiento son bajas, de manera que los cambios ambientales que elevan los beneficios de la atención, como la escasez de alimentos, o la reducción de la probabilidad de reproducción, podrían promover ambos rasgos.
Las adaptaciones físicas y sociales, como el incremento de las hormonas oxitocina y vasopresina, que permiten la monogamia, podrían también preadaptar a las especies a la cooperación. "Si usted está viviendo con un compañero social, evolucionar para vivir en ese entorno requiere una gran cantidad de tolerancia y este tipo de cosas pueden ser útiles más adelante cuando se quiere cooperar con otro individuo", apunta Dillard.
Dillard --autora de la investigación junto al profesor David Westneat, de la Universidad de Kentucky-- está desarrollando estudios comparativos y experimentales que puedan medir las contribuciones relativas de estas variables. Sin embargo, Dillard y Westneat creen que será necesario un enfoque más a nivel de sistemas para el análisis de la monogamia y la cooperación con el fin de responder a las preguntas presentes desde hace mucho tiempo acerca de la evolución de estos rasgos.