Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juzgarán a un bloguero surcoreano por difundir rumores incómodos sobre economía

El 'blogger' surcoreano, conocido como Minerva, en el momento en que un Tribunal de Seúl aprobara su detención.telecinco.es
La censura en la web no es sólo patrimonio de China. Esta vez es en Corea del Sur, donde un bloguero será juzgado por difundir rumores falsos sobre la economía del país. Park Dae Sung,de 31 años, que escribía en su bitácora bajo el seudónimo de Minerva, está acusado de provocar pérdidas al país por un valor de 2.000 millones de dólares.
Park, se hizo famoso en Corea del Sur tras realizar varias predicciones muy precisas sobre la crisis económica global, entre los que se incluía la bancarrota del gigante de inversión estadounidense Lehman Brothers.
Sin embargo, las autoridades surcoreanas alegan que las entradas de Park han costado al país al menos 2.000 millones de dólares en pérdidas de reservas extranjeras.
La audiencia judicial de Park, que estará presidida por el juez Lee Hyeon-jong -especialista en casos económicos- se centrará en determinar si los comentarios del blog eran falsos, tal como alega la acusación. Si es hallado culpable, Park, podría pasar cinco años tras las rejas.
Tras su detención, 'Minerva' se ha convertido en el ídolo de muchos surcoreanos, que lo ven como un símbolo de oposición a las políticas más polémicas del Gobierno del presidente Lee Myung-bak.
Su ingreso en prisión ha desatado además un debate popular sobre la libertad de expresión a través de internet. El bloguero, por su parte, ha asegurado que colgó los artículos para ayudar "a los menos privilegiados a comprender mejor las circunstancias" que rodean a la crisis económica.
Park, está encarcelado desde principios de enero, después de que un Tribunal de Séul negara que saliera en libertad bajo fianza, alegando que el acusado podría destruir pruebas.ZA