Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Localizan en la Luna un cráter de impacto de sólo 16 millones de años

Científicos del Southwest Research Institute han descubierto dos cráteres geológicamente jóvenes en las regiones más oscuras de la Luna: uno de sólo 16 millones de años y otro de entre 75 y 420 millones.
"Estos 'jóvenes' cráteres de impacto son un descubrimiento muy emocionante", ha dicho Kathleen Mandt, quien describió los hallazgos en un artículo publicado por la revista 'Icarus'. "Encontrar cráteres geológicamente jóvenes y concretar su edad nos ayuda a entender la historia de las colisiones en el sistema solar", ha añadido.
La clave de este descubrimiento fue el instrumento LAMP (Lyman-Alpha Mapping Project) a bordo del Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO). LAMP utiliza el ultravioleta lejano para ver en la oscuridad e iluminar de forma permanente las regiones sombreadas de la Luna. Usando LAMP y los datos del radar Mini-RF del LRO, el equipo examinó los suelos de los cráteres muy grandes y profundos cerca del polo sur de la Luna.
Estos cráteres profundos son difíciles de estudiar debido a que la luz del Sol nunca los ilumina directamente. Han sido pequeñas diferencias en la reflectividad o albedo lo que ha permitido descubrir estos dos cráteres y estimar sus edades.
CRÁTERES COMO CONTADORES DE HISTORIAS
Los expertos han señalado que las colisiones en el espacio han desempeñado un papel importante en la formación del Sistema Solar, incluyendo la formación de la Luna. Los cráteres de impacto cuentan la historia de colisiones entre objetos en el Sistema Solar.
Debido a que la Luna ha sido salpicada de impactos, su superficie sirve como un registro de su pasado. Determinar cuándo se produjeron colisiones ayuda a los científicos a determinar el movimiento de los objetos en el Sistema Solar a lo largo de su historia. Los cráteres que son jóvenes en escalas de tiempo geológicas (millones de años) también proporcionan información sobre la frecuencia de las colisiones, según apuntan los responsables del trabajo en un comunicado.
Cuando un objeto pequeño choca con un objeto más grande, tal como la Luna, el impacto crea un cráter en el cuerpo más grande. Los cráteres pueden ser de metros a kilómetros de ancho. Durante el impacto, el material expulsado forma una capa de material que rodea el cráter. Las mantas de material expulsado tienen superficies rugosas de escombros y una pizca de polvo brillante. Durante millones de años, estas características se someten a la intemperie y se cubren con capas de polvo esponjoso y oscuro.
Los científicos determinaron que las áreas alrededor de los dos cráteres eran más brillantes y más ásperas que el paisaje circundante. El equipo calcula la edad de un cráter --denominado Faustini-- en unos 16 millones de años. Pero el áspero manto de eyección extendido del otro cráter --apodado Slater-- se había desvanecido, lo que demuestra que este cráter debe ser de, al menos, 75 millones de años.
Sin embargo, el tiempo habría cubierto por completo el manto de eyección de polvo esponjoso dentro de 420 millones de años, proporcionando un límite superior a su edad.