Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Manuel Desco, director general de T-Systems Iberia: "Los centros de proceso de datos son las fábricas del S.XXI"

El director general de T-Systems Iberia, José Manuel Desco, que cuenta con veinte años de experiencia en el mercado TIC español, analiza para Europa Press los retos a los que se enfrenta el sector en su transformación digital. La entrevista tiene lugar en el marco del Digital Enterprise Show (DES 2016), que ha reunido en Madrid a miles de profesionales de la llamada Industria 4.0.
-- Portaltic: ¿Cómo entiende T-Systems el concepto de transformación digital?
Es un concepto muy sencillo. Ahora mismo tenemos toda la tecnología necesaria para convertir los negocios físicos en negocios digitales. La digitalización simplemente significa que los productos y servicios pasan a ser digitales y, de la misma manera, todos los mecanismos que les rodean.
Esto sucede porque tenemos telecomunicaciones que antes no teníamos; tenemos dispositivos que pueden hacer cualquier cosa; tenemos una gran cantidad información sobre las personas que antes no podíamos usar; tenemos una capacidad de proceso prácticamente ilimitada; y, lo que es más importante, porque todo esto podemos usarlo en nuestra empresa.
Todos los mecanismos empresariales internos también se tienen que digitalizar. Como empresa nuestra obligación en estos momentos pasa por transformar el servicio y entrar en este mundo de nuevos procesos.
-- Portaltic: ¿Cuáles son los pilares en los que se asienta T-System para avanzar en esta dirección?
Si no tienes capacidad para procesar todo el flujo de información es imposible hacer este proceso. Hay que entender que los centros de proceso de datos son las nuevas fábricas del siglo XXI. Pero no basta con eso, sino que también necesitamos el Big Data, es decir, la capacidad de procesar información brutalmente y en tiempo real. La gente está enganchada a su móvil y reclama información al momento.
En este mismo sentido, necesitamos redes de telecomunicaciones, aplicaciones móviles que funcionen en cualquier dispositivo y seguridad. Esos son los cinco pilares en los que está trabajando la compañía en estos momentos.
-- Portaltic: Muchas pequeñas empresas nacen ya adaptadas a las nuevas herramientas digitales. ¿Cómo afrontan las empresa más grandes este reto?, ¿están capacitadas para no perder el ritmo?
Vivimos este proceso con mucho trabajo, pero hay una orientación estratégica muy clara desde el punto de vista de los cambios que se deben asumir y del dinero que hay que meter en el proyecto. Sin inversiones este proceso de transformación digital resulta completamente imposible.
En cualquier caso, lo más importante es el tipo de soluciones que damos a los clientes. La digitalización no significa ofrecer tecnología porque eso ya está disponible. A los clientes hay que aportarles cosas totalmente distintas, innovadoras, que podemos hacer a raíz de esa tecnología existente. Asimismo, hay que explicarles que su cadena de fabricación y venta tiene que cambiar radicalmente, dándole servicios con valor añadido.
-- Portaltic: ¿Cuáles serán las claves para marcar la diferencia en este proceso?
El secreto es que la tecnología se ha democratizado y, por lo tanto, ahora el problema reside en cómo integrar todos los elementos y dar una solución radicalmente distinta y atractiva. Además, esta solución debe aportar un valor y tener un rápido retorno de la inversión porque ya no estamos para gastar alegremente como se ha venido haciendo antes de la crisis. Eso puede suponer una diferenciación clara.
-- Portaltic: El sector tecnológico, ¿parte con ventaja?
En este proceso todo el mundo sale beneficiado. Esto es una nueva revolución industrial, similar a la que pudo ocurrir en el siglo XVIII, cuando se vieron favorecidos los fabricantes de máquinas de vapor, la industria textil, el transporte... Todos. A la gente no le queda más remedio que subirse a este nuevo carro tecnológico.
Las compañías tecnológicas jugamos un papel muy importante porque somos los más indicados para diseñar esas soluciones, pero la que sale realmente beneficiada es la sociedad en su conjunto.
-- Portaltic: Tras años de crisis, ¿España ha dado los pasos necesarios para no perder ese carro tecnológico?
La realidad es que estamos bastante retrasados. En primer lugar, hemos pasado una crisis muy grande, a lo que se suma que no veníamos de una posición de liderazgo. Además, nuestras empresas durante la crisis han recortado costes preparándose para lo que se les venía encima y ahora en lo que piensan es en mejorar la cuenta de resultados. Las empresas quieren tener ingresos y para ello hay que vender más. Hay que vender cosas nuevas. Eso significa digitalización.
En resumen, desde el punto de vista de la capacidad de las empresas españolas para digitalizarse, queda mucho camino por recorrer y estamos aún bastante lejos de los líderes en estos momentos.
Iniciativas como el Digital Enterprise Show (DES 2016) --que se ha celebrado en Madrid-- son muy positivas porque permiten a la gente ver y tocar las soluciones de diferentes empresas. Hasta los clientes más escépticos tienen que entender que el mundo va en esta dirección y que si no se adaptan, si no se sube en ese carro, van a tener muchos problemas.
-- Portaltic: Esta realidad de transformación que ya viven la empresas, ¿cómo se traduce en el día a día de un trabajador?
Es imprescindible adaptarse de una manera total al uso de los nuevos dispositivos. Es algo que se debe plantear incluso como requisito a la hora de hacer la entrevista de trabajo. Lo que estamos viendo con los adolescente o los niños son unos procesos de relación con las máquinas totalmente distintos de los que tenemos las generaciones previas. Una asimilación tecnológica pura respecto al uso de los dispositivos.
Por otra parte, la digitalización nos obliga a una eficiencia salvaje. Es decir, a preguntarnos constantemente si hay otras maneras de hacer las cosas, al tiempo que nos adaptamos a un concepto en el que lo físico va a pasar a un segundo plano. Cuestiones tan banales como la silla del trabajo o la oficina se entenderán de una forma completamente diferente en el futuro.
-- Portaltic: ¿Cómo una empresa que podríamos catalogar como 'adulta' puede conseguir completar esta transformación y conectar con ese público 'millenial', nativo de las nuevas tecnologías?
La clave está en el liderazgo. Si desde arriba no creen en este proceso el cambio será imposible. Insisto, esto no va de tecnología, sino de pensar --por poner un ejemplo-- en el modelo de relación que un joven de 20 años va a tener en el futuro con su banco: medios de pago, qué servicios quiere, desde dónde accede... Eso supone poner 'patas arriba' todos los procesos.
Hablamos de lideres empresariales que entiendan lo que se nos viene encima y que sepan asumir el reto de hacer una transformación digital desde arriba hasta abajo.