Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La NASA atribuye problemas de visión en astronautas a la genética

Cambios en la visión han sido reportados por muchos astronautas tras volver de la Estación Espacial. Muchos, pero no todos. ¿Por qué sólo una parte se ve afectada?.
Los resultados de un nuevo estudio que incluyó a 49 astronautas de la estación espacial pueden ayudar a dilucidar este misterio. La investigación se centró en las diferencias en la forma en que los cuerpos de algunos individuos operan en el nivel celular, y que pueden influir en el desarrollo de problemas de visión o de los ojos en el espacio.
El cuerpo humano es complejo. Redes intrincadas de interacciones químicas dentro de nuestras células convierten los nutrientes básicos de los alimentos que comemos en las moléculas que nos mantienen activos. Estos procesos químicos utilizan vías específicas, llamadas rutas metabólicas, y son estimulados por enzimas, cada una con su propio trabajo.
Scott Smith, de la División de Investigación Biomédica y Ciencias del Medio Ambiente en el Centro Espacial Johnson de la NASA, explica en un comunicado: "Una de estas vías, la llamada vía de metabolismo del carbono, mueve átomos de carbono individuales de un compuesto a otro en nuestras células. Esta es una rica vía de nutrición y vitaminas que implica folato, vitaminas B6, B12, y otras vitaminas demás, y es muy importante".
En la vía de metabolismo del carbono, las enzimas ayudan tirando de un solo átomo de carbono de un folato u otro donante de carbono y lo conecta a un aminoácido, convirtiéndose así en un aminoácido diferente. Si algo va mal --por ejemplo, si esta reacción en cadena no funciona correctamente, se ralentiza, o se copia-- el efecto se hace sentir. La concentración sanguínea elevada de homocisteína en los astronautas afectados fue el primer indicio que este equipo encontró. Esto llevó al estudio de las diferencias genéticas en las enzimas de carbono.
Smith dijo: "Hemos encontrado dos variaciones genéticas en las enzimas que facilitan la vía del carbono. Esto puede ayudar a explicar porqué la visión de algunos de los astronautas se ve afectada pero no en otros. Esta representa la primera vez que los investigadores tienen un marcador genético para un problema médico asociado con el vuelo espacial. De hecho, esta es la primera vez que la NASA ha utilizado datos genéticos humanos directamente en una investigación".
Smith continuó: "Hemos encontrado que, además de la genética, este efecto fue asociado con el estado de la vitamina B. Una pieza que falta en el rompecabezas, sin embargo, es que mientras se ha mostrado una asociación entre genética y visión; todavía no sabemos el mecanismo de estos efectos. Esa es una de las claves para encontrar la manera de prevenir o tratar esta dolencia en astronautas afectados".
Estos resultados del estudio podrían ayudar a investigadores a identificar en última instancia qué astronautas van a desarrollar problemas de visión resultanted de los vuelos espaciales, y esto es importante para ayudar a identificar las asociaciones médicas genéticas relacionadas en la población general.