Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La NASA planea ver 'in situ' si hay agua en las rayas oscuras de Marte

La NASA se ha propuesto investigar la presencia de agua actualmente en rayas oscuras detectadas desde la órbita en la superficie de Marte. Algunas están al alcance del rover Curiosity.
Pendiente de que se apruebe una extensión de la misión, el vehículo seguirá escalando hacia estratos más altos y jóvenes del Monte Sharp, investigando cómo los antiguos ambientes ricos en agua llegaron a secarse.
Llegar a esos destinos llevaría al vehículo más cerca de ubicaciones donde las rayas oscuras están presentes en algunas zonas de las laderas, informa la NASA. La ruta permitiría que el robot de una tonelada capture imágenes de esos sitios con potencial presencia de agua a kilómetros de distancia y ver si hay algún tipo de cambio según la estación.
Las características de interés han sido observados por el Experimento Científico de Imágenes de Alta Resolución de la NASA (HiRISE) de la cámara del orbitador MRO. Muestran líneas oscuras que parecen ir y venir con el tiempo. Los científicos planetarios creen que estos barrancos o líneas de pendiente recurrente (RSL) pueden aparecer estacionalmente como resultado del afloramiento de agua salobre en o cerca del área del planeta rojo en condiciones más cálidas.
Hay dos candidatos a RSL que pueden estar al alcance de Curiosity, en las laderas del Monte Sharp de 5 kilómetros de altura. El Remote Micro-Imager (parte de la cámara de análisis química ChemCam) sería el principal instrumento para obtener imágenes de los sitios. El objetivo sería el estudio de las regiones en el tiempo para ver si hay algún cambio y para descartar causas como las avalanchas secas.
La posibilidad de que haya microbios en el rover que hayan resistido el viaje desde la Tierra y la estancia en Marte preocupa a los científicos, ya que podrían contaminar posibles muestras de agua que llegasen a ser encontradas, y ofrecieran falsos positivos sobre la presencia de vida en Marte.