Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nace una coalición para luchar contra las descargas digitales en España

Imagen del material incautado por la Policía en la desarticulación de una red de piratería. Foto: EFE.telecinco.es
La coalición de creadores e industrias de contenidos ha reincidido en los mismos datos que lleva ofreciendo desde hace varios años y que ha presentado y actualizado con un nuevo análisis de mercado encargado a la empresa de estudios sociológicos GFK acerca de la piratería.
En dicho estudio se destaca que el número de españoles mayores de 16 años que compran música, cine o videojuegos de forma legal en un canal tradicional es el mismo que el de personas que descargan gratuitamente por Internet o por medio de la compra en Top-manta, es decir, 11.480.000 personas.
En estas descargas gratuitas de Internet se engloban las del P2P, que suponen que el 23% de la población española mayor de 16 años (8,77 millones de personas) obtiene contenidos culturales de esta forma, en especial música y películas.
Las soluciones planteadas por esta confederación han sido las mismas que se han mencionado en el gran número de comparecencias similares, entre ellas la necesidad de una legislación adecuada, "que siempre está un paso atrás en el caso de España", según ha declarado el presidente de la Federación para la Defensa de la Propiedad Intelectual, José Manuel Tourné.
"La aplicación de las leyes no está siendo la que debería", ha proseguido el representante de FAP, para quien "la sociedad española cada vez está menos sensibilizada con que este tipo de descarga no es legal".
Esta coalición organiza desde hoy la Semana por los derechos de todos en Internet, en la que se provocará el encuentro en varias mesas redondas entre representantes de la industria cultural y representantes políticos. EPF