Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Napster planta cara al gigante Apple

Hasta ahora, Napster se basaba en un sistema de venta por suscripción. El usuario podía escuchar toda la música que quisiera en su ordenador a cambio de una cuota mensual. Ahora, las canciones que ofrece el nuevo Napster, no van protegidas con tecnologías de gestión digital de derechos (DRM), por lo que se elimina la limitación del número de copias o el tipo de reproductores donde se pueden escuchar.
El nuevo sistema de Napster pretende quitarle a Apple el liderazgo en cuanto a música digital se refiere. Ofrece más canciones y con más posibilidades, ya que la mayoría de las canciones de iTunes tienen un sistema que impide que la canciones sean reproducidas en la mayoría de los dispositivos portátiles, excepto el iPod.
Precisamente, esa es una de las principales bazas de Napster, el ser compatible con el reproductor de Apple. Según sus directivos, las canciones compradas son automáticamente insertadas en la biblioteca de iTunes.
Utilizar Napster desde cualquier dispositivo
"Ahora estamos saliendo de la nube de los DRM", afirmó Chris Gorog, consejero delegado de Napster. "Ahora los consumidores pueden utilizar Napster con cualquier dispositivo". De esta manera, se convierte en la última en unirse a las filas de nuevas empresas que, animadas por las grandes discográficas y su temor a que el dominio de iTunes coarte el desarrollo del joven mercado, intentan equilibrar la balanza de poder.
Gorog afirmó que aún cree que a pesar del éxito de Apple, que gestiona más del 70 por ciento de las ventas de música digital en Estados Unidos, el servicio de descargas de Napster irá creciendo a medida que el público lo conozca. "Creemos que al final los consumidores se pasarán a un modelo de música ilimitada", afirma. BQM