Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nave New Horizons de la NASA se dirige a un objeto de color rojo

El pequeño objeto del Cinturón de Kuiper MU69 2014, al que la nave espacial New Horizons de la NASA llegará en 2019, es de color rojo, según datos del telescopio espacial Hubble.
Tanto las cámaras del Hubble como de la nave espacial New Horizons se han dirigido a los Objetos del Cinturón de Kuiper (KBO) en los últimos dos años, con la nave aprovechando su punto de vista único en para observar casi una docena de pequeños mundos en esta región apenas explorada.
MU69 es en realidad el KBO más pequeño hasta ahora del que se ha pòdido medir su color, y los científicos han utilizado estos datos para confirmar que el objeto es parte de la llamada región clásica fría del cinturón de Kuiper, que se cree contiene algunos de los materiales más antiguos en el sistema solar.
"El color rojizo nos dice el tipo de objeto del cinturón de Kuiper que es 2014 MU69", dijo Amanda Zangari, un investigador post-doctoral de New Horizons en el Southwest Research Institute. "Los datos confirman que el día de Año Nuevo de 2019, New Horizons estará ante uno de los antiguos bloques de construcción de los planetas", afirma.
La nave espacial New Horizons está actualmente a 5.500 millones de kilómetros de la Tierra y alrededor de 540 millones de kilómetros más allá de Plutón, acelerando desde el Sol a unos 14 kilómetros por segundo.
Alrededor del 99 por ciento de los datos reunidos y almacenados por New Horizons en sus grabadoras digitales durante el encuentro con Plutón de julio de 2015 ya ha sido transmitido a la Tierra, y el conjunto de transmisiones se espera quede completado el 23 de octubre.
New Horizons ha cubierto alrededor de un tercio de la distancia desde Plutón a su próximo objetivo de sobrevuelo, que ahora está a casi mil millones de kilómetros por delante.