Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nintendo perdió 222 millones de euros entre abril y junio

El presidente de Nintendo, Satoru Iwata, muestra su anticipada Nintendo 3DS, su consola portátil con imágenes en tres dimensiones, en Los Ángeles, Estados Unidos, el pasado 15 de junio. EFE/Archivotelecinco.es
El gigante nipón de los videojuegos Nintendo perdió 25.200 millones de yenes (222 millones de euros) entre abril y junio, sus primeros números rojos en siete años, informaron hoy a Efe fuentes de la compañía.
Los resultados divulgados hoy contrastan con los 42.316 millones de yenes (372,8 millones de yenes) de beneficio neto que el grupo había logrado en el mismo trimestre del año anterior.
En un comunicado, Nintendo explicó que en las pérdidas pesaron de forma determinante la fortaleza del yen y el descenso del precio en Japón y Europa, uno de sus mercados primordiales, de su consola portátil Nintendo DS.
Según el grupo, que obtiene cerca del 80% de sus ingresos fuera de Japón, el cambio negativo de la divisa nipona provocó pérdidas por 70.500 millones de yenes (621 millones de euros).
El beneficio operativo de la compañía de Kioto entre abril y junio, el primer trimestre del año fiscal nipón, fue de 23.342 millones de yenes (206 millones de euros), un 42,2% menos que el obtenido en el mismo periodo del año anterior.
Sus ventas cayeron un 25,6% y se situaron en 188.646 millones de yenes (1.662 millones de euros).
En este resultado pesó la reducción de las ventas en Europa, que se situaron en 54.953 millones yenes (484 millones de yenes), frente a los 90.171 millones de yenes (794 millones de euros) logrados en el mismo trimestre del año anterior.
Pese a estos resultados, Nintendo mantuvo hoy su previsión de beneficio neto para el presente año fiscal, que concluye en marzo de 2011, en 200.000 millones de yenes (1.762 millones de euros), un 12,5% menos que el año precedente.
También dejó inalterado su pronóstico de beneficio operativo anual en 320.000 millones de yenes (2.819 millones de euros), un 10,3% menos que en el ejercicio anterior.
El fabricante japonés prevé además que el actual ejercicio fiscal se cierre con unas ventas de 1,4 billones de yenes (unos 12.300 millones de yenes).