Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un Nobel de Física asegura que los recortes en ciencia son "un suicidio" para cualquier país

El científico estadounidense, premio Nobel de Física en 1979, Sheldon Lee Glashow, ha criticado los recortes de inversión pública en ciencia que, a su jucio, son "un suicidio" y "un desastre para el PIB de cualquier país".
Durante su intervención en la clausura de un simposio en la Fundación Ramón Areces en Madrid, el investigador ha señalado que "la fuerza predominante de desarrollo del PIB es la investigación científica". "Reducir las inversiones gubernamentales en ciencia básica es algo deprimente para España y para Europa. Si no se invierte en investigación, la economía se viene abajo", ha recalcado Glashow.
En su intervención también ha atacado también a los más escépticos sobre la utilidad de la Física de partículas, repasando la cantidad de descubrimientos e inventos que se usan hoy en día y que deben su desarrollo de esas investigaciones, como por ejemplo el GPS, la fotografía digital o los escáneres médicos.
"Si Faraday, Röntgen y Hertz se hubieran centrado en solucionar los verdaderos problemas de su época, habríamos tenido que esperar mucho más tiempo para conocer los motores eléctricos, los rayos X y la radio y sin la teoría de la relatividad, nunca hubiéramos tenido la tecnología GPS", ha insistido.
Del mismo modo, ha ironizado con que "las ondas gravitacionales no se pueden utilizar para nada más que para comprender el funcionamiento del Universo".
Durante su conferencia, el Nobel ha repasado precisamente el largo periodo de tiempo que ha habido que esperar desde que se ha formulado una teoría hasta que se ha logrado confirmar. Como simple ejemplo, ha hablado de la ratificación de las ondas gravitacionales, a principios de este año, que ya fueron formuladas en 1916, un siglo antes.