Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía llevó a cabo 500 investigaciones relacionadas con delitos tecnológicos con 754 detenidos

La Policía Nacional ha detenido a 754 personas en 2015 en unas 500 investigaciones llevadas a cabo por delitos relacionados con el uso de las nuevas tecnologías. De los detenidos, 390 han sido arrestadas por delitos vinculados a la pornografía infantil en la Red, 280 por fraudes digitales (comercio electrónico, fraude bancario y en el sector de las telecomunicaciones), 46 por delitos contra la seguridad lógica (piratería online, ciberataques) y 38 por los relacionados con las redes sociales y abiertas.
La Policía Nacional celebra este martes el Día de Internet Seguro promocionando 13 consejos de seguridad en colaboración con Google. A los usuarios que busquen en Google términos relacionados con la seguridad en la Red les aparecerá en el buscador un enlace a los trece consejos de la Policía Nacional
Las recomendaciones han sido elaboradas por agentes de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional especializados en combatir la ciberdelincuencia, investigando delitos como la pornografía infantil, las estafas y fraudes en Internet y en el uso de las comunicaciones, ataques cibernéticos o la piratería.
La Policía recomienda no desestimar las medidas de seguridad para mantener el perfil privado utilizando contraseñas "de calidad" que se cambien periódicamente. Asimismo, se recomienda adquirir un buen producto antivirus y actualizarlo con regularidad.
PRECAUCIÓN CON LOS VIRUS
Tampoco se debe olvidar que con el uso del software pirata se puede poner en peligro el sistema y se expone uno a ser infectado por algún tipo de virus. Igualmente, se recuerda que hay que realizar copias de seguridad que permitan recuperar los documentos en caso de ser infectado por un virus que, como en el caso del 'ransomware', provoca el cifrado de los archivos.
También se recuerda que nunca se debe ofrecer datos personales o bancarios por Internet, a menos que sea en sitios de total confianza, y no se deben rellenar formularios dudosos.
Tampoco se debe introducir el número de tarjeta en páginas de contenido sexual o pornográfico, en los que se solicita como pretexto para comprobar la mayoría de edad y se recuerda que difundir fotos e imágenes íntimas pueden meter al usuario "en un buen lío".
Es recomendable desconfiar de contactos a los que sólo se conoce a través de la Red y piden imágenes privadas con la excusa de un juego sexual, porque se puede acabar como víctima de sextorsión.
En cuanto a fraudes telefónicos, se debe controlar facturas y desconfiar cuando ofrecen "regalos" sustanciosos que para recibirlos
es necesario llamar por teléfono a prefijos de tarificación adicional.
En cuanto a los más pequeños, hay que ayudarles a navegar con precaución e instalar en el sistema alguna aplicación de control parental. No se debe permitir tampoco a los menores que envíen sus fotos o cualquier otra información sobre ellos sin autorización.
Es aconsejable igualmente desconfiar de ofertas, proposiciones y chollos de cualquier desconocido y se debe ser precavido a la hora de conectarse a una red wifi ajena, debido a que esas conexiones públicas resultan muy fácil de capturar para los ciberdelincuentes.
La última recomendación es no abrir mensajes de correo electrónico cuyo remitente sea desconocido. Si se recibe un mensaje de un contacto conocido que dice encontrarse en el extranjero y que necesita dinero rápido se debe verificar su autenticidad antes de hacerlo, porque podría tratarse de una estafa.