Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Presentan en Japón el robot que siente y padece

Kobian, en la presentación, mientras demostraba sus habilidades faciales para expresar estupor. Foto APtelecinco.es
Un grupo de científicos de la Universidad de Waseda en Tokio han presentado su última obra de arte en materia de robótica. Es Kobian, el androide más parecido a los seres humanos, porque es capaz de sentir emociones, como estupor, alegría, tristeza y más. A cada sentimiento el robot lo acompaña con gestos faciales y del movimiento de la boca y de las mejillas lo que hace que su comportamiento sea más real.
Kobian camina, percibe y reconoce el ambiente, además de gesticular, según las circunstancias. Vaya, como cualquier hijo de vecino es este robot de última generación que es un híbrido entre su antecesor, el Wabian-2 (el primer bípedo) y WE-4RII, creado en 2003.
Sus creadores, sin embargo, aclaran que Kobian va más allá: Presenta un cuello supertecnológico, que lo ayuda a ejecutar acciones expresivas singulares.
Cuando quiere expresar alegría, el androide extiende los brazos, abre los ojos, mientras que cuando está triste baja la cabeza, se toca la frente y simula un gesto de dolor.
Sus creadores explican que estas capacidades le permitirán de forma más sencilla interactuar con los seres humanos y ayudar a las personas mayores en la cotidianidad.
Los científicos, además, han asegurado que Kobian es sólo un prototipo que en los próximos meses será desarrollado para ser empleado como enfermeras, que tanta falta hacen.
"Es el primer paso hacia la creación de humanoides perfectos", confirmó Atsuo Takanishi, un profesor  que ha trabajado en el proyecto.  Aunque, aclara que tendremos que esperar al menos diez años antes de que Kobian pueda asistir de forma autónoma a un enfermo.