Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Primera localización de átomos trabajando para ordenadores cuánticos

Científicos han podido identificar la posición exacta de un solo átomo en un cristal de silicio, clave para una mayor precisión en el funcionamiento de los ordenadores cuánticos basados en silicio.
Ahora ya es posible hacer un seguimiento y ver átomos de fósforo en un cristal de silicio, permitiendo la confirmación de la capacidad de la computación cuántica, lo que también tiene uso en dispositivos de nanodetección.
La computación cuántica tiene un potencial de procesamiento enorme en el futuro. Los ordenadores portátiles actuales tienen transistores que utilizan un código binario de bits. Pero las computadoras cuánticas del mañana utilizarán bits cuánticos, o qubits, que tienen múltiples estados.
El profesor Lloyd Hollenberg, de la Universidad de Melbourne y Director Adjunto del Centro de Computación Cuántica y Tecnología de la Comunicación, condujo una investigación internacional sobre los bloques de construcción fundamental de silicio basados en procesadores cuánticos de estado sólido.
Para ello, se obtuvieron imágenes de resolución atómica obtenidas de un microscopio de efecto túnel (STM), que permitió al equipo localizar de forma precisa la ubicación de átomos en la red cristalina de silicio.
"Las imágenes de microscopio atómico son notables y lo suficientemente sensibles para mostrar los tentáculos de una función de onda electrónica que sobresale de la superficie de silicio. La teoría es ahora visible, esto es una primicia mundial", dijo el profesor Hollenberg.
El autor principal del artículo publicado recientemente en la revista 'Nature Nanotechnology', Muhammad Usman, de la Universidad de Melbourne, dijo: "La imagen mostraba una deslumbrante variedad de simetrías que parecían desafiar la explicación, pero cuando se toma en cuenta el medio ambiente del estado cuántico, de repente la imagen tenía sentido".