Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia pondrá en órbita en marzo un satélite capaz de observar bajo la superficie terrestre

El satélite espacial ruso Aist-2D será capaz de ver desde el espacio lo que se oculta tras las copas de los árboles y bajo la superficie terrestre, según ha informado en un comunicado la Universidad Estatal Aeroespacial de Samara (Rusia).
Este satélite permitirá también identificar "las estructuras y objetos enmascarados por la vegetación; la observación se realizará por medio del sondeo pasivo de la tierra en el nuevo diapasón R de frecuencias", apunta el centro en un comunicado.
Este radar fue desarrollado en la Universidad Estatal de Telecomunicaciones e Informática de Povolzhie (UETIP), Rusia y ya ha sido trasladado al centro de lanzamiento para iniciar el proceso de preparación al despegue. Los expertos han programado el inicio de esta misión para el mes de marzo.
El jefe de la cátedra de Bases Teóricas de Radiotécnica y Comunicaciones de la UETIP, Oleg Goriachkin, ha señalado a RIA Novosti que "la profundidad de sondeo bajo la superficie de la tierra es considerablemente superior a la de los radares que se encuentran actualmente en órbita, y dependerá de la humedad y estructura de los suelos".
Por el momento el radar del Aist-2D dependerá de los centros terrestres de captura, pero gracias al nuevo equipo, los científicos esperan desarrollar nuevas tecnologías de sondeo remoto de la tierra, para crear en un futuro un radar espacial independiente de los equipos terrestres, que tenga una resolución mejor.
POSIBILIDADES DEL RADAR
El radar desarrollado será capaz de crear varias imágenes actuales diarias de una zona con un diámetro de hasta 20 kilómetros alrededor de la base de captura estacionaria terrestre.
Estas imágenes podrán controlar los objetivos agrarios para favorecer la agricultura de precisión, atender a los cambios del territorio para uso de diversas entidades, crear mapas de releve y observar sus cambios con una precisión de hasta varios centímetros. Además, permitirá realizar mapas tomográficos de la ionosfera terrestre.
"En el mundo no existe equipamiento similar a este, la Agencia Espacial Europea pretende crear el radar monoestático de diapasón R BIOSAR, con una resolución de 30 metros solo en 2020", ha explicado Goriachkin.