Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sony presenta el Xperia Z3, mejor diseño y más potencia

Sony Xperia Z3, Sony, smartphones Sony,telecinco.es

Pulir detalles, manteniendo el espíritu. Esa ha sido la obsesión de Sony con el nuevo Xperia Z3. La compañía ya tenía un teléfono de gama alta con un diseño y unas prestaciones sobresalientes, pero ha querido más. El resultado es el Xperia Z3, un 'smartphone' que evoluciona ligeramente el diseño de su antecesor y mejora algunos puntos claves para convertirse en un teléfono digno de la gama alta de Sony.

La gama Xperia Z llevaba ya dos generaciones dejando un muy buen sabor de boca y Sony ha apostado por seguir esa senda. Se mantiene la línea desarrollada hasta ahora, que busca competir con equipos como el Samsung Galaxy S5 o el iPhone 6 a través de diseño, potencia y sobre todo buenas sensaciones.
Mejora un diseño que ya era muy bueno
El dispositivo no supone una ruptura con respecto al Z2, sino que se puede decir que es una evolución de un concepto que ya era bueno. A un ojo poco entrenado, incluso, le costaría distinguir al Z3 del anterior modelo. Mantiene el acabado de vidrio, aunque estilizando los laterales y los bordes.
El vidrio de la cubierta posterior y el marco de la pantalla es ideal para los amantes de este material. Algunos de los rivales de Sony han apostado por el plástico y otros por el aluminio.
El Sony Xperia Z3 se diferencia con el cristal como material, que define un acabado precioso, que transmite sensación 'premium' y da al teléfono un toque distinguido. Como aspecto negativo, el vidrio y la composición del teléfono hacen que en ocasiones resbale, lo que a veces es un poco incómodo y puede propiciar algún accidente.
Ese acabado de cristal se complementa con bordes metálicos, que presentan novedades frente a la generación anterior. En este caso Sony ha roto con las formas rectas y ha buscado redondear esos bordes.
El resultado es muy agradable, encaja con la línea elegante del teléfono y es un buen detalle para mejorar el diseño. En esos bordes se sitúan los distintos botones del Sony Xperia Z3. Volumen, encendido y disparador de la cámara se sitúan en el borde derecho. El acceso a los botones es rápido y sencillo, aunque su posición en ocasiones resulta algo incómoda al escribir con el teléfono en vertical.
Esos materiales y ese diseño se presentan en un móvil cuyo tamaño es de 146 milímetros de alto por 72 de ancho y tan solo 7,3 milímetros de ancho. Se trata de un móvil bastante rectangular, pero que es muy cómodo para usar con una sola mano o con dos. El grosor, esos 7,3 milímetros, es uno de sus atractivos y se suma a su peso, tan solo 115 gramos, para ofrecer un dispositivo agradable de utilizar.
La experiencia al coger el móvil por primera vez es muy positiva. El diseño, el tamaño y el peso del Sony Xperia Z3 son agradables desde el primer momento y el dispositivo invita a encenderlo para comprobar si el resto de especificaciones mantienen esa primera impresión.
Más que una gran pantalla
Al comenzar a usar el Sony Xperia Z3 la pantalla es el primer elemento que llama la atención. El dispositivo ofrece 5,2 pulgadas HD Triluminos, con una resolución de 1.920 por 1.080. Llama la atención que el móvil más avanzado de Sony no llegue a una resolución mayor. Sony parece haber buscado mantener una alta calidad y controlar el consumo, y ha dado en el clavo.
La pantalla del Sony Xperia Z3 ofrece una experiencia muy agradable y sin ser la mejor del mercado consigue estar a la altura. Tanto en exteriores con mucha luz como en interiores, la experiencia final es francamente buena y no se echa en falta una resolución mayor. Esas buenas condiciones, sumadas a una búsqueda de ahorro de consumo, hacen que la pantalla, sin tener especificaciones tan avanzadas como en otros modelos, sea una grata sorpresa en el Xperia Z3.
Donde no hay sorpresas, ni para bien ni para mal, es en lo relativo a procesador, memoria y rendimiento. El Sony Xperia Z3 cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon 801 de cuatro núcleos a 2,5 Ghz y 3 GB de RAM. Sin ser el modelo más moderno de Qualcomm, su rendimiento es el esperado en un teléfono de última generación.
El uso del Xperia Z3 es muy fluido y rápido, sin grandes problemas más allá de esporádicos cierres de contadas aplicaciones. El teléfono es un gama alta y opera como tal, sacando partido a Android 4.4.4. y ejecutando juegos y contenidos 3D sin ningún problema.
Sí merecen un comentario específico las posibilidades fotográficas del dispositivo y sobre todo su batería. En cuanto a la cámara principal, mantiene la apuesta por 20,7 megapíxeles, aunque su sensor es ligeramente mejor al modelo anterior. Opciones para grabar vídeo en 4K, enfoque automático y divertidas opciones para dar toques creativos a las fotografías son algunas de las posibilidades que hacen del Sony Xperia Z3 una herramienta fotográfica interesante.
Utilizando la cámara del dispositivo se aprecian algunos elementos que deslucen ligeramente esas buenas sensaciones con la cámara. El primero tiene que ver con el calentamiento del dispositivo. Se trata de un problema que después de ejecutar algunos contenidos se aprecia, pero que al usar algunas funciones de la cámara es demasiado habitual. El móvil presenta un mensaje en el que informa sobre la necesidad de abandonar la captura de imágenes o la utilización de efectos si la temperatura se mantiene. La parte superior del terminal se calienta de forma considerable y hace que la experiencia no sea perfecta.
En cuanto a la calidad de las fotografías, es bastante buena, aunque no es perfecta. Algo de ruido y algunos problemas con el enfoque automático son los pequeños fallos más evidentes. Más allá de eso, parece que dada su cámara se podría esperar algo más, sobre todo teniendo en cuenta que otros dispositivos han evolucionado en este sentido pese a contar con menos megapíxeles.
Sobre la batería, ya se ha mencionado que la pantalla está pensada para ayudar a la autonomía y lo consigue con éxito. El Sony Xperia Z3 es un teléfono sobresaliente en ese sentido y su batería consigue mantenerse y ajustar el consumo. Se entiende que ese ha sido el objetivo de Sony al escoger el modelo de pantalla y al mantener una opción "conservadora" con el procesador, de manera que la compañía acierta de pleno. Se puede mantener el Xperia Z3 durante todo un día con un uso normal, sin que la batería se agote. Para casos extremos, el modo STAMINA es una gran ayuda y este dispositivo puede presumir de ello.
DETALLES Y CONCLUSIONES
Vistas todas esas condiciones, el Sony Xperia Z3 ya se presenta como un terminal muy interesante, pero hay más. El dispositivo es resistente al agua, lo que se ha convertido en una característica prescindible pero agradable. Su respuesta al agua viene dada por IP68 y es un gusto despreocuparse cuando recibe algún líquido o poder limpiar su pantalla sin problema en caso de manchas.
Otro detalle que puede marcar diferencias es el juego remoto de títulos de PS4 en la pantalla del móvil mediante 'streaming' desde la consola. Se trata de una función que durante el periodo de prueba no ha estado disponible, pero que añadirá valor al terminal.
Gracias a todas estas características, la principal conclusión después de usar el Sony Xperia Z3 es que Sony va en la buena dirección. La compañía ya tenía un buen teléfono y ha conseguido mejorarlo a través de pequeños detalles que ayudan a una gran experiencia.
Como aspectos más positivos, el diseño, el rendimiento y la batería del dispositivos son sus grandes bazas. En el terreno negativo del dispositivo, el calentamiento que con determinadas funciones sufre puede ser uno de los pocos elementos que resten puntos a este gran terminal. En cualquier caso, queda claro que la vitola de buque insignia no es un título vacío y el Sony Xperia Z3 tiene planta y contenido para ello.