Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Stephen Hawking se ratifica en que los agujeros negros tienen 'pelo'

Stephen Hawking, junto con Malcolm Perry y Andrew Strominger, ha actualizado sus ideas con respecto a la resolución de la paradoja de la información del agujero negro.
En su nuevo trabajo publicado en la revista 'Physical Review Letters', el trío esboza sus ideas en cuanto a los 'pelos' que guardan la información de lo que han tragado los agujeros negros, y por qué creen que podría ser la clave para resolver un debate abierto entre los físicos durante más de cuarenta años.
La paradoja de la información de los agujeros negros es relativamente fácil de entender: los agujeros negros absorben teóricamentre todo a su alrededor, incluyendo la luz, provocando que se pierda información, para siempre.
Pero en los años 70, Hawking y sus colegas descubrieron que alguna información escapaba, lo que ahora se conoce como radiación Hawking, pero la información que se escapa no es suficiente para describir todo lo que ha sido devorado por un agujero negro; así que la cuestión sigue abierta: ¿Qué sucede con el resto de la información cuando el agujero negro muere?
Tratar de resolver esta paradoja ha demostrado ser mucho más difícil. Sin embargo, en enero hubo un avance: Hawking, Perry y Strominger propusieron una posible solución a la paradoja, una teoría basada en lo que llamaron el 'pelo suave', pero no todo el mundo estaba convencido. La idea detrás de la teoría es que las excitaciones cuánticas conocidas como 'pelos suaves' forman un halo alrededor de un agujero negro, que contiene la información de las cosas que se han consumido. El equipo vino a concluir que esto fue posible por la identificación de dos problemas con las conclusiones sacadas en los años 70, a saber: que el vacío alrededor de los agujeros negros es único y que los agujeros negros no tenían "pelo".
Después de la publicación en enero de su trabajo en el servidor 'arXiv', los críticos se mostraron cautelosos con la teoría debido a que no pudo explicar cómo fue que podría haber información intercambiada entre los agujeros negros y el 'pelo suave'. En su nuevo trabajo, el trío todavía no ha abordado este problema por completo, pero han vuelto a aplicar las matemáticas y han encontrado evidencia más fuerte para la existencia de estos 'pelos suaves'.
Si pueden hacer lo mismo respecto a la gravedad, y mostrar que toda la información se conserva en los 'pelos suaves', y no sólo una parte, deberían aumentar en gran medida las posibilidades de que un día la paradoja se resuelva de una vez por todas, lo que representa un alivio para los que temían que la paradoja podría conducir algún día a tener que revisas algunas de las más venerables teorías de la física.