Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Telefónica pedirá la disolución de Brasilcel por incumplimiento de PT

Fachada de la sede de Teléfonica en Madrid en la calle Gran Via. EFE/Archivotelecinco.es
Telefónica solicitará la disolución de Brasilcel, empresa con la que comparte el 60% de Vivo con Portugal Telecom, por incumplimiento de obligaciones por parte de la operadora lusa al haberle ocultado que el Gobierno iba a utilizar la acción de oro en circunstancias distintas a las previstas.
El Gobierno Portugués paralizó la venta del 30% de Vivo por parte de Portugal Telecom a Telefónica utilizando esta acción de oro a pesar del apoyo mayoritario de la junta de accionistas de la operadora portuguesa.
La multinacional española ha contratado un segundo despacho de abogados, en este caso norteamericano, con sede en Nueva York, el Dewey & LeBoeuf LLP para que le asesore ante la corte arbitral de Amsterdam, donde reside Brasilcel, por el incumplimiento del acuerdo entre accionistas que firmaron en la constitución de esta empresa tenedora de Vivo.
Según informa Telefónica, este despacho americano confirma que de acuerdo con la legislación holandesa y con los acuerdos que suscribieron en su día en Brasilcel, "bajo las actuales circunstancias, existen razones fundadas de alcanzar la disolución de Brasilcel N.V.".
Este despacho destacará que PT ha incumplido sus obligaciones de información al mercado al haber ocultado a Telefónica y a los accionistas de Portugal Telecom, "el efectivo ejercicio, por parte del Gobierno Portugués, de la Golden Share", en casos distintos a los que figuran en los estatutos de PT.
Telefónica ya anunció el pasado 19 de julio que se estaba preparando para pelear por el control de Vivo en los tribunales y el primer escenario sería el Arbitraje de la Haya para lo que había contratado el despacho de abogados holandés Brauw Blackstone Westbroek que ya asesoró a Telefónica y a PT en la constitución de Brasilcel.