Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tratamientos personalizados contra el cáncer gracias a la computación cognitiva

Los sistemas cognitivos son capaces de entender y analizar cantidades ingentes de información que el ser humano no es capaz de abarcar. Y aprenden de ello. Su aplicación en ámbitos como la sanidad o la banca permiten tomar decisiones sobre pacientes y clientes de forma individualizada y personalizada, como hasta ahora era imposible.
Hablar de "empresa cognitiva" es hablar de nuevos procesos empresariales, de nuevas formas de gestionar la información y relacionarse con el usuario, gracias a la última tecnología en computación. Dicho así resulta abstracto; por ello, hablar de casos concretos donde los sistemas cognitivos se han implantado con éxito permite vislumbrar su potencial de una forma más tangible.
La sanidad es uno de los ámbitos donde se ha implantado el sistema cognitivo Watson, de IBM y su empleo en investigación, especialmente en investigación sobre el cáncer, ha permitido realizar avances en breves períodos de tiempo que para una persona supondría años de trabajo.
La investigación sobre el cáncer cuenta con una gran cantidad de información, fruto de publicaciones, investigaciones, ensayos, diagnósticos, tratamientos y estudios de genoma de los pacientes y de los tumores.
Con toda la información disponible, se busca individualizar el tratamiento para cada paciente, un reto al que IBM Watson ha sabido dar respuesta, como ha explicado el director del Departamento de Oncología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, Dr. Jesús García Foncillas, durante su intervención, en vídeo, en el evento organizado por IBM 'De la empresa digital a la Empresa Cognitiva'.
La implicación de Watson en la investigación sobre el cáncer supone obtener un "apoyo en la toma de decisión del mejor tratamiento para un paciente", ha comentado el García Foncillas. Pero no solo desde el punto de vista asistencial, sino también de la investigación y el desarrollo.
La inteligencia cognitiva permitió a la Fundación McNair realizar importantes descubrimientos en lo que se refiere a la proteína P53, relacionada con la extensión del cáncer, como ha señalado el vicepresidente de Industrias y Desarrollo de Negocio en IBM, Alfred Escala.
De esta investigación no solo se descubrió qué otras proteínas interferían con la P53, sino también nuevas proteínas, no conocidas hasta ese momento, que también estaban relacionadas con ella y con la extensión del cáncer. Identificar solo una de estas proteínas, como ha señalado Escala, supone al menos el trabajo de un año de una persona y el sistema cognitivo lo hizo en minutos -cuando el proyecto en marcha desde hacía unos meses-.
No hay una solución clara sobre cómo parar el cáncer, como ha señalado García Foncillas, pero mientras se avanza en la investigación, "un sistema cognitivo al servicio de los expertos puede ayudar a encontrar tratamientos individualizados y personalizados para cada paciente con cáncer".
INTELIGENCIA PREDICTIVA EN ENTIDADES FINANCIERAS
Los sistemas cognitivos además de ayudar en el avance de la investigación permiten predecir pautas de comportamiento que una persona se le escapan con el fin de realizar acciones comerciales enfocadas a segmentos -clusters- de población concretos, como ha explicado el IBM Banking Cognitive Solutions, Javier Díaz Diéguez.
Sobre el caso de una entidad financiera española, de la que no ha proporcionado el nombre, la cuestión que necesitaba respuesta era cómo vender más productos financieros a una cartera de clientes fieles.
A través de datos como el uso de la tarjeta de crédito y/o débito, la domiciliación de servicios y los ingresos en la cuenta corriente, se pudieron diferenciar 25 microclusters o segmentos de clientes, con hábitos y necesidades diferenciados y, por tanto, objeto de distintos productos financieros.
La intervención de la inteligencia predictiva permitió identificar a los clientes y ofrecer a cada uno de ellos un producto financiero acorde, es decir, un producto determinado a un cliente concreto.