Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estados Unidos prueba automóviles que hablan para advertir de peligros

Estados Unidos está probando automóviles que hablan entre sí y luego alertan a sus conductores de los peligros, en un experimento que busca determinar si este tipo de tecnología debería ser obligatoria.
Cerca de 3.000 automóviles se probarán durante los próximos 12 meses en la localidad de Ann Arbor del estado de Michigan, durante situaciones reales de manejo. El proyecto es impulsado por el Departamento de Transporte nacional y por la Universidad de Michigan.
Con este proyecto, un vehículo podría seguir las coordenadas de otro y advertir a un conductor, por ejemplo, si un coche que está delante frena o gira bruscamente.
"Este es un gran proyecto y todo el mundo cree que es muy prometedor", dijo el secretario de Transporte, Ray LaHood, durante un encuentro con la prensa el martes en Ann Arbor.
"Pero hasta que veamos los datos, hasta que el estudio esté completo, no sabremos con certeza qué promesa tiene realmente. De aquí a un año lo sabremos", dijo.
Ocho automotrices, incluyendo a General Motors, a Ford y a Honda, han suministrado los 2.800 automóviles que participarán en la prueba. Esta será la mayor en realizarse con este sistema hasta la fecha.
Los automóviles, los camiones y los autobuses circularán por Ann Arbor, una localidad universitaria de unos 72,51 kilómetros cuadrados y una población de casi 115.000 habitantes.
La mayoría de los vehículos tienen un dispositivo que emite una señal inalámbrica para conectarse con otros automóviles. Los conductores serán notificados de un potencial choque mediante un mensaje visual o el sonido de una alarma.
LaHood explicó que los reguladores de la región podrían decidir el año próximo si emiten una norma sobre esta tecnología. El experimento costará 25 millones de dólares (20 millones de euros), de los cuales un 80 por ciento saldrá de las arcas del Departamento de Transporte.