Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Venden en Nueva York dos cráneos de dinosaurio por casi 450.000 dólares

Los cráneos habían sido valorados inicialmente en unos 100.000 dólares cada uno, pero consiguieron doblar su precio de salida en una puja de fósiles que organizó la firma Bonhams. EFE/Archivotelecinco.es
Un cráneo fosilizado de un triceratops de 65 millones de años de antigüedad y otro de un pariente del tiranosaurio rex se vendieron hoy en Nueva York en una subasta en la que se pagaron alrededor de 450.000 dólares por ambos ejemplares.
Los cráneos, ambos del período Cretáceo, habían sido valorados inicialmente en unos 100.000 dólares cada uno, pero consiguieron doblar su precio de salida en una puja de fósiles que organizó la firma Bonhams en su sede de Nueva York, y en la que la mayoría de las piezas subastadas pertenecían a un mismo coleccionista privado.
El ejemplar correspondiente al triceratops, de más de 1,5 metros de largo, se vendió por 242.000 dólares, la cifra más alta que se alcanzó en la subasta de hoy.
Se trata, según Bonhams, de un Triceratops horridus, una pieza valiosa y "maravillosamente conservada", ya que es una de las pocas descubiertas que en un 80 por ciento se conserva intacta.
El cráneo del ejemplar de dinosaurio emparentado con el tiranosaurio rex, que mide 81 centímetros de largo y fue encontrado en el desierto del Gobi, alcanzó un precio final de 206.000 dólares.
La pieza cuenta, además, con la peculiaridad de presentar un total de 76 afilados dientes.
Poco se sabe, según la firma Bonhams, del Alioramus remotus, este "raro espécimen" del que tan sólo se han descubierto unos cuatro cráneos, que demuestran que era "más pequeño y delgado que sus parientes" y que contaba con más dientes que ellos.
Además de estas piezas, en la subasta de Bonhams se vendieron numerosos fósiles, entre los que destacó el de un ictiosaurio, gran reptil marino del período Jurásico, que alcanzó un precio de 97.600 dólares.
También se vendieron por 91.500 dólares un par de troncos petrificados y, por 42.700 dólares, el fósil de una hoja de palmera.