Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Verizon duplica su beneficio gracias a su división de telefonía

El operador telefónico estadounidense Verizon obtuvo en el tercer trimestre de 2011 un beneficio neto atribuible de 1.379 millones de dólares (999 millones de euros), un 109 por ciento más que los 659 millones de dólares (477 millones de euros) que ganó en el mismo periodo de 2010, según informó la compañía en un comunicado.
La facturación del operador estadounidense alcanzó entre julio y septiembre los 27.913 millones de dólares (20.232 millones de euros), lo que supone un 5,4 por ciento más en comparación con los 26.484 millones de dólares (19.196 millones de euros) que ingresó en el tercer trimestre de 2010.
En el conjunto de los nueve primeros meses de 2011, el beneficio neto atribuible de Verizon se situó en los 4.427 millones de dólares (3.208 millones de euros), lo que contrasta con los 90 millones de dólares (65 millones de euros) que perdió en el mismo periodo del ejercicio anterior.
Los ingresos alcanzaron entre enero y septiembre los 82.439 millones de dólares (59.754 millones de euros), lo que representa un 2,8 por ciento más que los 80.170 millones de dólares (58.100 millones de euros) del mismo periodo del ejercicio anterior.
El presidente y consejero delegado de Verizon, Lowell McAdam, resaltó que la compañía emerge del tercer trimestre en una "sólida posición para acelerar el crecimiento" y destacó el buen funcionamiento su división de telefonía (Verizon Wireless), que generó uno "impresionantes resultados" y prevé incluso un mejor comportamiento en el último trimestre del año.
Verizon ha ajustado su previsión de crecimiento del beneficio por acción en un rango de entre el 5 por ciento y el 8 por ciento, mientras que espera un incremento de los ingresos en comparación con 2010 de entre el 4 por ciento y el 8 por ciento.