Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La acidificación del océano ya está frenando el crecimiento de los arrecifes de coral

Un equipo de científicos dirigido por Rebecca Albright y Ken Caldeira, de la Institución Carnegie, en Washington, Estados Unidos, manipuló la química del agua de mar en una comunidad de arrecifes de coral natural con el fin de determinar el efecto que el exceso de dióxido de carbono liberado por la actividad humana está teniendo en los arrecifes de coral. Sus resultados, detallados en la revista 'Nature', proporcionan evidencia de que la acidificación de los océanos ya está frenando el crecimiento de los arrecifes de coral.
Cuando quemamos carbón, petróleo o gas, el dióxido de carbono resultante se libera a la atmósfera, donde actúa como un gas de efecto invernadero. Los gases de efecto invernadero emitidos por la actividad humana no solo afectan a la atmósfera; sino que también tienen un impacto negativo en los océanos del mundo, en parte debido al calentamiento global provocado por el cambio climático.
Pero también, con el tiempo, la mayor parte del dióxido de carbono en la atmósfera es absorbido por el océano, donde reacciona con el agua de mar para formar un ácido que es corrosivo para los arrecifes de coral, los mariscos y otras especies marinas. Este proceso se conoce como 'acidificación del océano', un proceso al que son particularmente vulnerables los arrecifes de coral.
La arquitectura del arrecife se construye mediante la adición de carbonato de calcio, un sistema llamado calcificación, que se vuelve cada vez más difícil a medida que aumentan las concentraciones de ácido y el pH del agua circundante disminuye. Los científicos predicen que los arrecifes podrían pasar de acreción de carbonato a disolución dentro del siglo debido a este proceso de acidificación del océano.
Estudios previos han demostrado descensos a gran escala en los arrecifes de coral en las últimas décadas. El trabajo de otro equipo dirigido por Caldeira encontró que las tasas de calcificación de los arrecifes eran un 40 por ciento menores en 2008 y 2009 de lo que fueron durante la misma temporada en 1975 y 1976, pero ha sido difícil determinar exactamente qué parte de la disminución se debe a la acidificación y cuánto es causado por el calentamiento, la contaminación y la sobrepesca.
Ahora, estos expertos manipularon la alcalinidad del agua de mar que fluye sobre un arrecife plano de 'One Tree Island' de Australia, al sur de la Gran Barrera de Coral. Estos investigadores llevaron el pH de los arrecifes más cerca de cómo era en el periodo pre-industrial basándose en estimaciones de dióxido de carbono en la atmósfera de la época y midieron la calcificación de los arrecifes en respuesta a este aumento del pH, viendo que las tasas de calcificación en estas condiciones preindustriales provocadas fueron mayores de lo que son hoy en día.
"Nuestro trabajo proporciona la primera evidencia sólida a partir de experimentos en un ecosistema natural de que la acidificación del océano ya está frenando el crecimiento de los arrecifes de coral --subraya Albright--. La acidificación del océano ya está haciendo mella en las comunidades de arrecifes de coral. Esto ya no es un temor para el futuro: es la realidad de hoy en día".