Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acuerdo Apple-Foxconn repercutirá en otras industrias de China

Los fabricantes de ropa, juguetes y otras compañías que lidian con crecientes salarios en China afrontan ahora nuevas presiones después de que Apple y su principal socio de producción, Foxconn, acordaran mejorar las condiciones laborales en las plantas que fabrican los iPhone y otros dispositivos.
En una importante avance en la forma en que las compañías occidentales hacen negocios en China, Apple dijo el pasado jueves que había acordado trabajar con Foxconn -filial de la taiwanesa Hon Hai Precision Industry- para reducir horas laborales, mejorar salarios y contratar más personas.
La decisión de Apple puede indirectamente forzar a otras empresas de la segunda mayor economía del mundo a gastar más en salarios y reducir sus márgenes.
"La subida de sueldos en las compañías de electrónica va a tener impacto en todo el sector manufacturero", dijo Paul Martyn, vicepresidente de Supply Strategy en BravoSolution.
El acuerdo Apple-Foxconn podría afectar a los costos de otros fabricantes que contratan a la firma taiwanesa, entre ellas Dell, Hewlett-Packard, Amazon.com, Motorola Mobility Holdings, Nokia y Sony.
Pero dado que los salarios suponen apenas una fracción de los costos de estas compañías, previsiblemente afrontarán una presión limitada para elevar sus propios precios o sacrificar márgenes de beneficios.
Tras décadas de agresiva expansión en China, el trabajo barato parece tener límite y el crecimiento de los salarios se ha convertido en una preocupación importante de las firmas basadas en Estados Unidos, que dependen mucho del trabajo en China.
Mejores salarios en la industria electrónica en China ya han afectado a sectores menos complejos, como los de ropa, zapatos y juguetes, donde los salarios pesan más en el costo total.
"Apple y Foxconn son obviamente los dos principales actores del sector y dado que se han aliado para llevar a cabo este cambio, realmente pienso que colocan el listón para el resto del sector", dijo Auret van Heerden, responsable de la Fair Labor Association, a Reuters.
Frente a los costos de microchips, sensores, pantallas de vanguardia y otros componentes que lleva un 'laptop' o teléfono, el coste laboral es una pequeña parte, y algunos analistas creen que no supera el 5 por ciento en el caso del iPhone.