Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los europeos de la prehistoria eran alérgicos al queso

humano, hombre primitivo, neandertal, neanderthaltelecinco.es

No hay país europeo que no presuma de tener un queso particular: desde la burrata italiana al envejecido Comte francés. Sin embargo, un estudio revela que nuestros parientes de la prehistoria tenían los genes de intolerancia a la lactosa, y fueron alérgicos a los lácteos durante 4.000 años hasta que los genes mutaron.

Los científicos encontraron, gracias a la extracción de ADN de cráneos que datan de 5700 aC a 800 aC, la presencia de los genes de intolerancia a la lactosa, según publicó el ScienceDaily.
A pesar de ello, nuestros parientes siguieron durante siglos consumiendo durante 4.000 años queso y leche.
El estudio explica cómo los seres humanos cuando evolucionaron a la era agrícola, sus genomas también mutaron, aunque es solo recientemente que hemos aprendido a tolerar el queso.
La investigación consideró la información genética de 13 individuos que vivían en la Gran Llanura Húngara hace 5.000 años, que el estudio describe como "un cruce de caminos de las transformaciones culturales que han dado forma a la prehistoria europea".