Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ley antipiratería francesa no gusta en Bruselas pero no es ilegal

Reding ha reiterado que comparte y respeta esta enmienda porque representa "una reafirmación política sobre la importancia de los derechos fundamentales". Pero ha subrayado que "una enmienda a una directiva de la UE no puede cambiar la división de competencias entre la UE y los Estados miembros ni extender el campo de aplicación de los derechos fundamentales de la UE a las decisiones nacionales".
La petición de la Eurocámara de que se exija una orden judicial previa para cortar el acceso a Internet ha bloqueado la aprobación de toda la reforma de la legislación comunitaria sobre telecomunicaciones. Ahora, Gobiernos y Parlamento tienen un plazo de ocho meses para lograr un acuerdo.
Los parlamentarios europeos quieren introducir una enmienda (138) a la normativa europea sobre telecomunicaciones que deje claro que no se podrá cortar Internet a un usuario sin una autorización judicial.
El Ejecutivo comunitario ha explicado que la ley antipiratería francesa seguirá siendo compatible con la legislación comunitaria incluso aunque finalmente los Gobiernos de los Veintisiete acepten la opinión de la Eurocámara.