Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los astronautas de la Estación Espacial concluyen una caminata no prevista

El astronauta estadounidense Michael Fincke y el cosmonauta ruso Yuri Lonchakov completaron hoy una caminata en torno a la Estación Espacial Internacional (EEI) que no estaba prevista inicialmente y que sirvió para realizar tareas de carácter técnico.
La labor de los astronautas incluyó la instalación final en el exterior del módulo ruso Zvezdá de un dispositivo europeo para una serie de experimentos científicos llamada EXPOSE-R.
EXPOSE-R, en el que participan la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Rusa, tiene como objetivo dilucidar la forma en que la materia orgánica se comporta en el vacío del espacio.
"Ha sido una caminata espacial muy eficiente. Cada uno de los objetivos se ha completado", dijo el relator de la NASA desde el Centro Espacial Johnson en Houston (Texas).
"El plan ha sido perfecto. Gracias Mike y felicitaciones por tu récord", señaló Lonchakov poco antes de cerrar las compuertas para volver al complejo que orbita la Tierra a casi 400 kilómetros de altura.
Lonchakov y Fincke, quien llevó a cabo su sexta caminata espacial, abandonaron la EEI a las 16.20 GMT y regresaron a las 21.11 GMT, completando una tarea que se llevó a cabo sin dificultades y antes de lo previsto.
La caminata espacial se completó en 4 horas y 49 minutos, una hora menos de lo que se había previsto, indicó el relator.
La instalación del equipo europeo para realizar los experimentos en el vacío espacial quedó a medio completar en diciembre pasado, debido a un problema en la configuración de los cables en el módulo ruso, explicó el relator de la NASA.
El control ruso de la misión indicó que también durante esa salida al espacio, los cosmonautas detectaron un fallo técnico en el dispositivo tras su instalación, por lo que decidieron desmontarlo en esa misma caminata.
Lonchakov y Fincke desmontaron elementos del revestimiento de esclusa Pirs y revisaron el estado del casco y los elementos de construcción del segmento ruso de la plataforma orbital.