Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La orina de los astronautas colapsa la Estación Espacial Internacional

La NASA está descubriendo que no sólo los problemas mecánicos los que hacen de la Estación Espacial Internacional un lugar difícil para operar. Los ingenieros creen que una alta concentración de calcio en la orina de los astronautas está obstruyendo el sistema de reciclamiento de agua de la estación espacial, un equipo de 250 millones de dólares que transforma la orina en agua potable.
Los científicos todavía no saben si la alta concentración de calcio obedece a una pérdida de la masa ósea a consecuencia de vivir en un ambiente con gravedad cero o a otros factores. "Hemos aprendido mucho más sobre la orina de lo que jamás necesitamos o quisimos saber, por lo menos algunos de nosotros", ha explicado el director de vuelo de la estación, David Korth.
La estación espacial es un proyecto de 100.000 millones de dólares que involucra a 16 naciones que está siendo construido desde hace más de una década a 350 kilómetros de la Tierra. Antes de que el 'reciclador' de orina fuera instalado en la estación en noviembre del 2008, fue probado por la NASA.
"Teníamos un buen conocimiento del contenido de la orina que entraba en el aparato, pero los cambios químicos a medida que pasa por el procesador no siempre son comprendidos", ha relatado la científica del programa de la estación, Julie Robinson.
"Hay muchos parámetros, incluyendo el calcio de la orina y el pH (acidez) que están siendo examinados", ha explicado. Ingenieros del Centro de Vuelo Espacial Marshall esperan encontrar una solución a tiempo para enviar los repuestos necesarios en un vuelo del transbordador Endeavour, cuyo lanzamiento está programado para el 7 de febrero. CGS