Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos astronautas de la ESA simulan en una piscina una misión en la Luna

Dos astronautas de la ESA simulan en una piscina una misión en la LunaESA

El astronauta de la ESA Jean-François Clervoy y el entrenador de astronautas de la ESA Hervé Stevenin se metieron la semana pasada en el papel de Neil Armstrong y Buzz Aldrin, al hacer una simulación de la histórica misión a la Luna bajo una piscina en Marsella, en Francia.

La pasada semana el concepto de entrenar bajo el agua fue puesto en práctica por los especialistas franceses en buceo profundo Comex, para simular la gravedad en la Luna. La fuerza de gravedad de la Luna es un sexto de la de la Tierra, algo que se puede simular ajustando las boyas de los buceadores.
Entrenar bajo el agua permite a los astronautas acostumbrarse a la sensación de trabajar durante largos periodos de tiempo en condiciones de falta de gravedad. Días después de este entrenamiento, los buceadores llevaron a cabo dos paseos lunares simulados en el Mediterráneo, en la costa de Marsella.
Clervoy y Stevenin se equiparon con un traje Gandolfi para paseos espaciales diseñado por Comex, basado en el traje ruso Orlan. Durante la misión, los astronautas recogieron varias muestras de suelo, con herramientas similares a las empleadas por la tripulación del Apolo 11.
Clervoy es un astronauta experimentado que ha salido al espacio en tres ocasiones a bordo del transbordador espacial, incluyendo un viaje a la estación espacial rusa Mir y otro para reparar el telescopio espacial Hubble.
Por su parte, Stevenin dirige los entrenamientos para paseos espaciales en el Centro Europeo de Astronautas, en Alemania. Tiene gran experiencia como entrenador de astronautas de la ESA y ha sido formado en Houston y en el Centro Gagarin de Entrenamiento para Cosmonautas para vestir el traje espacial de la NASA y el ruso Orlan.
"El traje Gandolfi es abultado, permite poca libertad de movimientos y vestirlo exige cierto esfuerzo físico, igual que los trajes espaciales reales. Realmente me sentí como si estuviera trabajando y caminando en la Luna", ha explicado Clervoy.
Para Hervé, este traje podría adaptarse para mejorar los entrenamientos de la ESA en el Centro Europeo de Astronautas. "El entrenamiento bajo el agua de Comex proporciona una estupenda simulación de la Luna e incluso de Marte. Me sentí fuera de este mundo, aunque el color del agua me recordaba que estaba en la Tierra", ha señalado el astronauta.
Este ensayo bajo el agua ha sido un primer paso para formar expertos europeos en simulaciones de paseos espaciales en condiciones de falta de gravedad para explorar la Luna, asteroides o Marte. La Unión Europea co-financiará otras simulaciones europeas de actuaciones sobre superficies planetarias, dentro del proyecto Moonwalk.