Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El aterrizaje de ExoMars mañana en Marte tiene "un nivel alto de éxito pero muchas incógnitas", según expertos

El vicepresidente de Márketing y Ventas Institucionales de Thales Alenia Space, Vincenzo Giorgio, ha asegurado que existe "un nivel alto de éxito" de que el módulo Schiaparelli de ExoMars aterrice correctamente este miércoles, 19 de octubre, en la superficie de Marte, pero ha añadido que, "sin embargo, sigue siendo una misión tecnológica con muchas incógnitas asociadas".
ExoMars es un programa conjunto entre la Agencia Espacial Europea (ESA) y la agencia espacial rusa (Roscosmos). La misión está compuesta por una sonda (TGO o Trace Gas Orbiter) y un módulo de aterrizaje, el EDM (Entry, Descent and Landing Module), denominado Schiaparelli. A esta misión le seguirá otra en el año 2020, la cual aterrizará un rover en la superficie de Marte que incluye un taladro que puede perforar el subsuelo hasta una profundidad de dos metros.
"ExoMars es un proyecto único, compuesto por dos misiones. En referencia a 2016, el objetivo principal de la sonda es la tecnología: vamos a adquirir la mayor cantidad de datos posibles durante la entrada en la atmósfera de Marte, y la tierra con una cápsula de alrededor 600 kg", ha explicado Giorgio en declaraciones a Europa Press.
El trabajador de Thales Alenia Space, una de las compañías que lleva a cabo la misión, ha apuntado que viajan a Marte "para encontrar respuestas que probablemente van a generar más preguntas que deben ser respondidas, ya que hay indicios de que en el pasado había agua fluía en forma líquida en el planeta, y de una gran cantidad de agua en el subsuelo".
Por otra parte, Giorgio ha señalado que "habrá también un objetivo científico con el trabajo de una serie de instrumentos meteo en el módulo de aterrizaje, que actuarán unos pocos días después del aterrizaje y hasta que la batería lo permita".
APOYO PARA 2020
Así, ha indicado que "el Orbitador de TGO estudiará la atmósfera marciana y la superficie para, así, proporcionar el apoyo requerido de telecomunicaciones por el Rover de la segunda misión ExoMars prevista para 2020".
El científico ha señalado que "la misión de 2020 se centrará en el objetivo principal de búsqueda de vida pasada, así como en la caracterización del medio ambiente de Marte bajo la superficie" y ha añadido que "esto se hará gracias a una característica principal del aparato, capaz de perforar con un taladro hasta dos metros, con una autonomía de movilidad que tiene varios kilómetros de alcance".
Respecto a los principales pasos a los que se enfrenta la misión este miércoles, Giorgio ha destacado que, "después de haber dormido durante tres días desde la separación de la TGO, el módulo de aterrizaje se encenderá y se acercará al impacto con la atmósfera marciana a unos 21,000 km/h".
Por último, el técnico ha explicado que "la presencia de metano se generan principalmente por procesos químicos (entorno de alta presión), pero también como resultado de la descomposición de la materia orgánica que, mediante la caracterización de su distribución, se podría identificar "lugares interesantes para visitar y hacer ciencia".