Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una bacteria de diseño consume CO2 e hidrógeno para excretar fuel

Químicos de Harvard han diseñado una bacteria capaz de tomar dióxido de carbono e hidrógeno y excretar varios tipos de combustibles de alcohol, que pueden ser usados con biomasa como fuente de energía.
En una intervención en el Energy Policy Institute de Chicago, Daniel Nocera, explicó además que la investigación que ha dirigido será publicada pronto en la revista 'Science'.
Nocera alcanzó notoriedad hace cinco años, cuando él y su equipo que habían crearon una hoja artificial que podría ser utilizada para generar hidrógeno para su uso como combustible, idea que no dio lugar a células de combustible de hidrógeno que desplazaran a la gasolina en los automóviles, como él había esperado. Ahora tiene sus miras puestas en proporcionar una buena fuente de combustible para zonas sin electricidad.
La nueva bacteria, qui ha sido nombrada eutropha-Ralston fue producida en primer lugar (a través de ingeniería genética) para tomar dióxido de carbono e hidrógeno, lo que se utiliza para producir trifosfato de adenosina (ATP), como se hace con las plantas.
A continuación, el equipo fue más allá, para convertir entonces el ATP a varios tipos de alcoholes (isopentanol, isobutanol, isopropanol) que fueran luego excretados. Nocera afirmó que cuando la bacteria se reprodujo, racimos de ellas fueron capaces de producir alcoholes con una eficiencia del 6 por ciento, y biomasa con una eficiencia del 10,6 por ciento (plantas de comparación son aproximadamente el 1 por ciento de eficientes en la conversión de la luz solar y dióxido de carbono en biomasa), informa Forbes.
Advertido de que algunos puedan ver masas de tales bacterias emitiendo dióxido de carbono a la atmósfera como una posible solución al calentamiento global, --en parte derivado del exceso de este gas en la atmósfera--, Nocera sugiere que ese no es el principal propósito, sino dar a las personas necesitadas una fuente de energía basada en la quema de alcohol y biomasa, lo que, por supuesto, devuelve el dióxido de carbono a la atmósfera, por lo que es un recurso de carbono neutro.
Terminó su exposición con el anuncio de que él y su equipo buscan en la actualidad inversores para llevar la tecnología a zonas rurales de la India donde tanto se necesita.