Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las burlas de un asesino a través de Facebook

Braithwaite es uno de los tres asesinos de Ben Kinsella. En junio de 2008, el joven, de 16 años, fue brutalmente atacado por tres personas en el condado de Islington, situado al norte de Londres, por "falta de respeto".
Casi dos años después, uno de los autores de los hechos se jacta desde la cárcel y se burla de la Justicia y la familia de la víctima. "Estoy condenado pero no estoy fuera", asegura desde su perfil de Facebook.
Los familiares de Ben critican la actitud del condenado. "¿Por qué esta persona tiene la oportunidad de acceder a Facebook y burlarse de la familia desde su celda de la prisión?", se preguntan.
"Estamos consternados porque Braithwaite pueda acceder a la Red desde la cárcel y utilizar el sitio para protestar por su inocencia. Es realmente desconcertante", asegura la hermana de la víctima.
Al parecer, el asesino tiene acceso a Internet gracias a un teléfono móvil que posee en prisión. Sin embargo, los funcionarios aseguran que tener un dispositivo de estas características en las celdas supone un "delito penal".
Braithwaite fue condenado a cadena perpetua el pasado verano tras seis semanas de juicio.
Ahora, lejos de expresar vergüenza o disculpas a la familia de Ben, el asesino prosigue su campaña desde la red social donde ya cuenta con 62 "amigos". EPF